Pidieron elevar a juicio la causa contra los policías acusados de asesinar a Lucas Verón en La Matanza

Los agentes Benítez y Duarte están imputados por el crimen del joven muerto a tiros en la noche de su cumpleaños número 18. La familia impulsa una causa paralela por presuntas amenazas a su amigo para que confesara un robo. La palabra del fiscal acusado

Lucas Verón fue asesinado tras una persecución policial mientras iba en moto junto a un amigo a comprar a un quiosco
Lucas Verón fue asesinado tras una persecución policial mientras iba en moto junto a un amigo a comprar a un quiosco

El 10 de julio pasado, Lucas Nahuel Verón festejó su cumpleaños número 18 con su familia. En el comedor de su casa del barrio Villa Scasso, en González Catán, frente a una mesa con varias tortas, Lucas sonrió para una foto frente a unos globos plateados y adornos dispuestos para el festejo. Algunas horas más tarde, cuando salió a comprar gaseosas y un paquete de cigarrillos, él y un amigo que iban a bordo de una moto fueron perseguidos por un patrullero. En esa secuencia, Lucas recibió un disparo en el pecho y murió.

Los agentes de la Policía de la provincia de Buenos Aires Ezequiel Benítez, de 33 años, y Cintia Duarte, de 26, que además son pareja y tienen tres hijos en común, fueron detenidos por el hecho y desafectados de la fuerza ese mismo fin de semana. Benítez y Duarte, que efectuaron la persecución en un móvil del Comando de Prevención Comunitaria de González Catán con las luces y sirenas apagadas, están imputados por el delito de homicidio agravado por su condición de funcionarios policiales de Lucas y en grado de tentativa contra Marcos, el amigo que iba con Lucas cuando fue asesinado.

Ahora, los fiscales Marcos Borghi y Claudio Fornaro, de la UFI Temática de Homicidios de La Matanza, solicitaron la elevación a juicio oral de la causa a la jueza de Garantías N°1 de La Matanza, Mary Castillo, quien deberá resolver el requerimiento, y la prisión preventiva de los dos agentes.

Lucas, en su festejo de cumpleaños, horas antes de ser asesinado
Lucas, en su festejo de cumpleaños, horas antes de ser asesinado

En su pedido, los fiscales Borghi y Fornaro destacaron la gran cantidad de pruebas que existen en el expediente y valoraron fundamentalmente el testimonio de Marcos, el joven de 17 años y amigo de Lucas que viajaba con él, que se sostuvo en la investigación con el testimonio de otros testigos, pruebas periciales - como el examen balístico del Instituto de Ciencias Forenses de Lomas de Zamora que determinó que el arma de la cual salió la bala que perforó el pecho de Lucas fue la de Benítez- y las imágenes de cámaras de seguridad que registraron la secuencia.

Según consta en la causa, en algún momento de la persecución, el patrullero embistió por detrás la moto donde viajaban Lucas y Marcos, que cayeron al suelo e intentaron alejarse corriendo mientras los agentes disparaban. Después de que Lucas cayera muerto, Benítez y Duarte huyeron del lugar sin dar aviso de lo que había pasado.

Este lunes, al cumplirse un mes del crimen, familiares, amigos y organizaciones sociales se manifestaron en las puertas de la fiscalía de San Justo para pedir justicia por Lucas. Además, de acuerdo a un comunicado del organismo, una comitiva de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), que representa a su familia y al joven que sobrevivió a la persecución, se reunió con la fiscal general de La Matanza, Patricia Ochoa, y los fiscales que intervienen en la causa.

Los agentes Ezequiel Benítez y Cintia Duarte están detenidos por el hecho
Los agentes Ezequiel Benítez y Cintia Duarte están detenidos por el hecho

En ese encuentro, la CPM reclamó además que se unifique en el juicio una causa paralela del expediente central, que tramita en la Ayudantía Fiscal de gravedad institucional, a cargo de Fernando Amador López y María Julia Panzonni e investiga la responsabilidad de funcionarios policiales y judiciales en presuntas maniobras de encubrimiento posteriores al hecho, entre ellos el fiscal de La Matanza Juan Pablo Tahtagian, que fue aportado de la causa a los pocos días del crimen por pedido de la familia. La fiscal general Ochoa tomó la medida de forma preventiva, sin que hubiera pruebas concretas contra Tahtagián.

En las horas posteriores al crimen, una de las versiones que figuraban en el expediente era que Marcos había admitido en su declaración que Lucas, desde la moto, “le manoteó” el celular a una chica y que a partir de ahí intervino el móvil policial. “Eso es mentira, le hicieron decir eso al chico, lo apretaron en la comisaría”, aseguró Cinthia, la hermana de la víctima en diálogo con un canal de noticias. “Lo encerraron y le dijeron que tenía que decir que salieron a robar porque sino se ‘comía’ 25 años preso”.

La Comisión Provincial por la Memoria sostiene que el fiscal Tahtagian estaba presente en la comisaría cuando el joven, que es menor de edad, admitió un presunto robo sin la presencia de un defensor oficial o un representante legal. También denunciaron que tanto el joven como su tío fueron encerrados de manera ilegal en calabozos y que incluso el adulto fue esposado durante varias horas mientras lo amenazaban para que su sobrino se autoincriminara.

La Comisión Provincial por la Memoria pidió que funcionarios policiales y judiciales sean investigados por encubrimiento
La Comisión Provincial por la Memoria pidió que funcionarios policiales y judiciales sean investigados por encubrimiento

El fiscal Tahtagian asegura que la acusación no es cierta. “Ese día estuve mucho tiempo en la comisaría pero no estuve presente en ningún momento en esa declaración del chico. Estábamos con su padrino y el papá de la víctima relevando cámaras en las que se veía pasar la moto pero no se veía el móvil. No te puedo negar que eso me generó dudas y le volví a preguntar al chico porque algo no me cerraba. Entramos a otro local para buscar las cámaras y cuando estábamos ahí me avisaron que el chico había cambiado su versión. Lo hizo en la vía pública delante del papá de la víctima y de su tío, que decía que no lo podía creer. Pedí que se labrara un acta y que se tomara declaración para confirmar lo que había pasado y luego tomé declaración a otros tres testigos que no querían declarar en la comisaría”, explicó el fiscal a Infobae, que además aseguró que aún no fue notificado formalmente de esas actuaciones.

“Si esta gente dice que estuvo en un calabozo yo lo desconozco. Eso no se puede hacer. Si alguno cometió este delito tendrá que responder por eso pero de ninguna manera avalé esa situación. Más tarde vimos un video con la persecución con el que pudimos confirmar cuál era el móvil. Ese mismo día pedí la detención de los agentes y al otro día los indagué”, continuó el funcionario:Para mí está claro que no hay ninguna posibilidad de endilgarme a mí un encubrimiento. Los colegas que me sucedieron continuaron la línea de investigación que inicié yo”.

Seguí leyendo:

Dictaron la prisión preventiva para cuatro policías por amedrentar a tiros a un hombre

Crimen de Blas Correas: el estremecedor momento en que sus amigos cargan el cuerpo frente al sanatorio que le negó atención médica

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos