"Leandrito" al ser capturado esta tarde por la PFA.

El 10 de octubre de 2013, en la esquina de Bonorino y Sanabria en Villa Tesei, dos varones que circulaban en una moto Honda Twister comenzaron a disparar contra un grupo de chicos que charlaban en el lugar. A metros había una parada de colectivo en la que estaban esperando una nena de 4 años, Julieta Milagros Cancino y su madre. El tirador falló. Una de las balas impactó en el cráneo de Julieta.

Fue trasladada de urgencia al Hospital Posadas en Haedo luego de que sus agresores huyeran. Murió dos días después. Hubo dos detenidos al comienzo del caso, según información de la agencia Télam, a los que se les encontró un arma: un hombre de 25 años y un menor de edad, “Leandrito”, de 17 años. Los capturaron en una casa cercana donde se refugiaron tras huir. Sus propios vecinos los persiguieron.

Con el tiempo, “Leandrito” fue excarcelado por su condición de menor. Lo citaron desde los tribunales, nunca se presentó, se fugó, dejó de estar a derecho, lo declararon rebelde. Básicamente, se escurrió entre los dedos del sistema penal.

La calificación del hecho, investigado por un Tribunal de Responsabilidad Juvenil de Morón, era larga: “homicidio agravado por ser el medio empleado idóneo para crear un peligro común y por haber sido cometido mediante el empleo de arma de fuego", consumado en el caso de la nena, en grado de tentativa para los tres jóvenes que eran el real blanco del ataque y salieron ilesos.

Así, en 2015, la Justicia pidió la captura de “Leandrito" a nivel nacional. Este viernes, cinco años después, fue capturado. “¿Qué hace la Federal acá?”, dijo mientras se lo llevaban.

Hoy viernes a las 19, “Leandrito” fue detenido a la salida de una metalúrgica en la esquina de Caravajal y Camargo en Villa Tesei por detectives de la división Homicidios de la PFA. Ese lugar, precisamente, sería su lugar de trabajo. Incautaron también su Volkswagen Gol blanco, lo que delató su presencia en el lugar.

Así, lo esperaron y lo detuvieron. No llevaba ropa de operario de fábrica, sino ropa deportiva y zapatillas. “El fierro lo tenía el otro”, le dijo a los efectivos que lo capturaron. Fue trasladado a la Comisaría N°1 de Hurlingham, para ser indagado a comienzos de la semana que viene. Haya tenido “el fierro” o no, la imputación en su contra es la misma.

Seguí leyendo: