La Policía de la Ciudad detuvo este sábado a un ciudadano italiano que rompió el aislamiento social, preventivo y obligatorio. El sospechoso fue interceptado cuando circulaba a gran velocidad por el barrio porteño de Belgrano y hasta el momento se desconocía si es familiar de algún residente en la Argentina.

El hombre, identificado como Pietro Antonio Nardelli, tiene 62 años, al momento del operativo no contaba con los papeles que le permitieran transitar por la calle y, si bien no se resistió al operativo de seguridad, se mostró molesto por la situación.

Según se informó, todo comenzó cuando efectivos de la Policía de la Ciudad que realizaban un control vehicular detuvieron la marcha de un Mercedes Benz SLK negro sobre la avenida del Libertador, entre las calles Mendoza y Juramento. Vecinos de la zona contaron que circulaba a gran velocidad.

Tal como sucede en estos casos, los uniformados le solicitaron la documentación que justifique su presencia en la vía pública, algo con lo que Nardelli no contaba. Según informaron fuentes policiales, el extranjero se ofuscó por el procedimiento.

El caso fue notificado al Juzgado Federal Nº 9, a cargo del juez Luis Rodríguez, quien ordenó el secuestro del auto. Al ciudadano italiano le labraron un acta por infracción del artículo 205 del Código Penal, el cual indica: “Será reprimido con prisión de seis meses a dos años, el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia”.

El momento en que Nardelli fue demorado en el control de tránsito
El momento en que Nardelli fue demorado en el control de tránsito

El magistrado también dispuso que el extranjero regresara al domicilio en el que se encontraba alojado, donde deberá cumplir el aislamiento por sus propios medios. Por el momento se desconoce las razones por las que se encontraba circulando por Belgrano y no se sabe tampoco si es familiar de algún residente en la Argentina pero tiene como antecedente una condena en Italia por eso está radicado en el país. Se trata, además, de quien atropelló - por circular en una avenida porteña a 140 kilómetros por hora - al periodista Paulino Rodrígues en 2009.

En un primer momento se pensó que se trataba de uno de los directivos de la compañía Vicentin que había violado la cuarentena la semana pasada en su yate pero ese Nardelli permanece en su domicilio de la ciudad de Rosario con custodia de la Gendarmería.

De acuerdo con lo que precisó el Ministerio de Seguridad, en estos días los efectivos de la Gendarmería, Policía Federal, Prefectura y PSA ya detuvieron a miles de personas que no cumplieron con el aislamiento dispuesto por el Gobierno.

En tanto, en los últimos días las autoridades porteñas precisaron que los efectivos dependientes de la Ciudad ya realizaron más de 7 mil controles vehiculares, clausuraron 15 bares y boliches por incumplir con la cuarentena y demoraron a 600 sospechosos, aunque solamente quedaron tras las rejas aquellos que, además, cometieron otro delito, como el de resistencia a la autoridad, agredir a efectivos o dañar propiedad policial, portar armas sin carnet o llevar droga encima.

En Ituzaingó, por ejemplo, la Policía Bonaerense arrestó el viernes pasado a cinco hombres, entre ellos dos menores que se negaban a cumplir el aislamiento y en medio de una trifulca hirieron a un agente a piedrazos y rompieron un patrullero.

SEGUÍ LEYENDO: