En plena cuarentena salieron a jugar al fútbol y terminaron presos

Los detenciones por violar la cuarentena se aceleran en todo el país. Las denuncias crecen todos los días mientras los ciudadanos comienzan a tomar conciencia lo que remarcan los expertos, que la única manera de detener al virus es cumpliendo el aislamiento total. No obstante, hay algunas personas que hacen oídos sordos a las recomendaciones y a las leyes. Así fue el caso de un grupo de amigos que fue arrestado por la Gendarmería por estar jugando al fútbol en San Miguel.

Según informaron fuentes de la Municipalidad de San Miguel, el grupo de amigos se juntó a jugar al fútbol y, tras una redada policial, dos de ellos terminaron detenidos. El procedimiento lo hizo la Gendarmería, con apoyo de la Policía Municipal y Bonaerense. El hecho sucedió en la intersección de las calles Río Segundo y Tapalque, en una cancha de tierra en la que jóvenes del barrio se reúnen y juegan al fútbol.

Además, indicaron que durante el operativo se alcanzó a detener a dos personas, a quienes se les imputa la infracción al artículo 205, por violación a la cuarentena. Fueron trasladados por personal de Gendarmería y puestos a disposición de la Justicia.

(Gustavo Gavotti)
(Gustavo Gavotti)

En tanto, ayer, en el segundo día de la cuarentena obligatoria, se detuvieron más de 700 personas en todo el país, y otras 500 fueron aprehendidas por personal de las policías provinciales en el marco de los operativos de control realizados en el segundo día de aislamiento social obligatorio dispuesto por el Gobierno nacional para contener el coronavirus COVID-19. El operativo incluyó el secuestro de vehículos de aquellos que no podían justificar por qué se estaban movilizando.

Según informó oficialmente el Ministerio de Seguridad, la Policía Federal Argentina detuvo a 48 personas, la Gendarmería Nacional a 645; la Policía de Seguridad Aeroportuaria a 29; y la Prefectura Naval a seis. “Tenemos facultad para intervenir con todas las fuerzas nacionales y hacer cumplir la cuarentena”, explicó la ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic.

La Policía de la Ciudad intervino en 39 casos de personas que violaron el aislamiento obligatorio, 15 de las cuales quedaron detenidas y otras 24 fueron llevadas con custodia hasta su domicilio para que hagan la cuarentena.

(Gustavo Gavotti)
(Gustavo Gavotti)

Según pudo saber Infobae, entre esos casos estaba el de un piloto de avión fue detenido cuando fue a comprar a un supermercado de la calle Dorrego, en Palermo. También fue arrestada una vecina. ¿Por qué? Los dos estaban recién llegados de Italia y salieron a buscar provisiones. Otro caso que llamó la atención a los investigadores fue el de un paciente internado con coronavirus en el sanatorio porteño que recibía las visitas de su esposa que iba para llevarla la vianda. Los dos habían llegado juntos de viaje hace seis días, y la mujer debería hacer cuarentena porque también estaba sospechada de ser portadora.

A esos 700 casos que reportó el Ministerio de Seguridad de la Nación, hay que sumarle los detenidos en el resto de las jurisdicciones provinciales, que se estimaba en unos 500, según contabilizó la agencia Télam.

Los delitos que se imputan son los delitos previstos en los artículos 205 y 239 del Código Penal. El artículo 205 dice que “será reprimido con prisión de seis meses a dos años, el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia". El 239 que “será reprimido con prisión de quince días a un año, el que resistiere o desobedeciere a un funcionario público en el ejercicio legítimo de sus funciones o a la persona que le prestare asistencia a requerimiento de aquél o en virtud de una obligación legal".

Seguí leyendo: