El ataque motochorro quedó registrado por una cámara de seguridad privada


El lunes por la tarde, minutos antes de las 19, Carina volvía caminando a su casa de Félix de Azara y Alberto Larroque, en la localidad de Banfield. Estaba a unos metros de llegar cuando el ruido de un motor la asustó. Era de una moto que circulaba en dirección contraria y en la que se movilizaban dos delincuentes “a la pesca” de alguna víctima.

Mientras Carina abría la puerta del enrejado frontal y entraba a su casa, el vehículo frenó detrás suyo y uno de los ocupantes se bajó –el conductor se quedó arriba del rodado– para abordarla. La arremetida la tomó por sorpresa.

El ladrón fue por la cartera de la mujer, donde tenía su teléfono celular, dinero y documentación, entre otras pertenencias. En una reacción espontánea, ella trató de resistirse, pero finalmente se la arrebataron a la fuerza y escaparon a toda velocidad.

La secuencia del ataque motochorro quedó registrada por una cámara privada. Pudo haber terminado en tragedia. El delincuente estaba armado y le apuntó a la mujer a la altura del pecho.

El hecho ocurrió en una zona muy custodiada. De hecho, en la esquina de la cuadra de la casa de Carina hay una garita de seguridad, pero los encargados de vigilar la zona “dicen que no vieron nada”, relató Brenda, la hija de la víctima, en diálogo con Infobae.

La joven contó que no es la primera vez que sufren un robo bajo esta modalidad en las puertas de su casa. Allí, una madrugada de domingo en 2011, asaltaron y le quitaron sus pertenencias a una prima de Carina que salía de la vivienda tras una reunión de cumpleaños.

La familia hizo la denuncia, aunque no creen que los ladrones lleguen a ser identificados: la moto no tenía patente y ambos usaban casco. Carina, mientras tanto, continúa tratando de superar el mal momento: “Todavía está como shockeada por lo que pasó, ayer no pudo dormir nada”, contó su hija.

SEGUÍ LEYENDO: