El abogado de la familia del joven asesinado, Fernando Burlando, reveló que uno de los imputados ya planeaba la "previa" de la próxima noche

El abogado de la familia de Fernando Báez Sosa reveló este martes que aportará nuevas pruebas a la causa que demuestran la ausencia de remordimiento en los diez jóvenes imputados.

Entre ellas, dijo Fernando Burlando, se destaca una conversación que demuestra que incluso cuando “ya sabían todo” uno de los imputados estaba organizando la previa de la noche siguiente.

“Había una previa, al día siguiente. Ya se sabía todo. Un padre ya se había comunicado preguntando qué pasaba. Algunos ya estaban mirando por la web noticias sobre una muerte en Villa Gesell. Y uno de estos hijos de puta ya estaba preparando la previa del día siguiente. Vivaban la situación. Había empezado el día, ya estaban organizando la previa”, dijo Burlando en una entrevista con TN.

Según el abogado, este tipo de comportamientos evidencia un nivel alarmante de “degeneración moral y ética” que habla “muy mal de sus educadores y de sus formadores deportivos”.

Dos de los imputados se fueron a comer hamburguesas tras la muerte de Fernando
Dos de los imputados se fueron a comer hamburguesas tras la muerte de Fernando

Con respecto a la causa, opinó que los imputados “están cercados” y que existe “mucha prueba” que los compromete. “Se trabajó mucho con la prueba testimonial, con reconocimiento de personas, con las comunicaciones”, aseguró.

Además, destacó que hay testigos que “son para llevarlos al juicio y lucirse”, porque recuerdan toda la situación con lujo de detalles, como “cámaras humanas”.

Por otro lado, insistió en que tienen identificado al “rugbier número 11” y dejó entrever que se trataría de un menor de edad.

“Hay dos testimonios clave, que por lo que manifiestan, entendemos que pueden comprometer a una persona más”, explicó Burlando.

Y agregó: “De todas las conversaciones estamos encontrando testigos de privilegio”

Miles de personas se concentraron frente al Congreso para pedir justicia por la muerte de Fernando Báez Sosa
Miles de personas se concentraron frente al Congreso para pedir justicia por la muerte de Fernando Báez Sosa

Finalmente, el abogado de la familia Báez Sosa aseguró que se siente “con ventaja, apoyado y tranquilo” para conseguir llegar a una certeza sobre lo que ocurrió aquella trágica noche.

Este martes por la tarde miles de personas se congregaron frente al Congreso para reclamar justicia al cumplirse un mes del crimen.

"Lo que le hicieron a mi hijo es terrible, no le dieron oportunidad de defenderse, lo mataron a traición", dijo a la multitud Graciela, la mamá de Fernando, en un emocionado mensaje.

“Quiero agradecer a todos por venir, mi vida no es fácil. Pero con ustedes se va a hacer justicia por mi hijo”, agregó, mientras los asistentes exclamaban “perpetua, perpetua” y levantaban en alto carteles con la cara de Fernando.

Mientras se desarrollaba el acto frente al Congreso, una masiva misa fue celebrada en la ciudad balnearia de Villa Gesell, en el lugar del crimen. Allí, el obispo de Mar del Plata, monseñor Gabriel Mestre, leyó una carta que les hizo llegar el Papa Francisco en la que pidió que “Jesús y la Virgen nos guíen en este pedido de Justicia”.

Seguí leyendo: