El martes por la noche, cerca de las 22, en la intersección de las calles Madero y San Martín, partido de Vicente López, dos efectivos policiales que pertenecen a la Brigada de Explosivos de la Policía Bonaerense sufrieron algunas heridas tras intentar desactivar un artefacto explosivo que finalmente detonó.

Ambos fueron internados y ya están fuera de peligro. El paquete sospechoso estaba dentro de una caja de zapatos y fue un vecino quien alertó al 911. En la parte superior tenía una perilla y un indicador de tiempo.

Según constató Infobae, ambos fueron aturdidos y rápidamente fueron asistidos. El personal policial de la comisaría 5ta de Vicente López que llegó le avisó rápidamente al personal de la Brigada de Explosivos del vecino distrito de San Isidro.

Hasta allí llegaron el sub teniente Oscar Brítez y el sargento Nicolás Chielli, además de bomberos y personal de salud en ambulancias. Ambos detectaron el elemento ubicado sobre la vereda, pegado al paredón del Club Deportivo Banco Ciudad. La zona fue evacuada y los profesionales intentaron detonar el artefacto de forma controlada.

Brítez y Chielli vestían los uniformes de protección y llevaban los escudos especiales. Ambos, según relataron fuentes policiales, respetaron el protocolo de seguridad. Por la onda expansiva de la explosión ambos efectivos fueron despedidos por el aire.

Ambos sufrieron heridas que con el correr de los minutos pudieron controlarse. Tras la detonación, también padecieron dolores corporales, aturdimiento y cortes superficiales. Los agentes quedaron internados durante la noche del martes y fueron dados de alta el miércoles por la mañana.

Fuentes policiales que, tras el alerta, la Brigada de Explosivos arribó al lugar en menos de 15 minutos. El medio Noticias1 agregó: “Tras el llamado al 911 se constató que había un artefacto explosivo por lo cual personal idóneo se hizo presente en el lugar”.

Y completaron que se trató de “una caja de tamaño pequeño, similar a una caja de zapatos, sin inscripciones ni amenaza alguna. El artefacto contaba con cables, un botón con luz roja y la carga explosiva”.

En el caso tomó intervención el Juzgado Federal N° 2, Secretaría 6 de San Isidro, a cargo de Martín Poderti.

SEGUÍ LEYENDO: