Poder Judicial de la Provincia de Salta (Facebook)
Poder Judicial de la Provincia de Salta (Facebook)

En Salta, un hombre fue condenado a diez años de prisión por abuso sexual de tres niñas, que vivían como inquilinas junto a sus familias en una propiedad del acusado.

La jueza María Victoria Montoya, vocal de la Sala II del Tribunal de Juicio en feria, condenó al hombre de 52 años a la pena de diez años de prisión efectiva, en un procedimiento abreviado.

El imputado fue considerado autor material y responsable del delito de abuso sexual con acceso carnal continuado, en concurso real con el delito de suministro de material pornográfico a menor de 14 años, en perjuicio de una niña.

Asimismo, resultó autor de abuso sexual gravemente ultrajante por las circunstancias de su realización, en concurso real con promoción de la prostitución de menor de 13 años, en perjuicio de la hermana de la pequeña anterior; y de abuso sexual gravemente ultrajante por las circunstancias de su realización, agravado por ser cometido contra una menor de 18 años aprovechando su situación de convivencia, en perjuicio de una tercera niña.

El hombre fue denunciado por la madre de dos menores el 26 de febrero de 2019, cuando supo que le había tocado las partes íntimas a una de ellas y que le había propuesto mantener relaciones sexuales a cambio de mil pesos.

En tanto, la otra hija le contó que el acusado la había sometido a tocamientos desde que tenía 7 años y que a partir de los 9 la accedió carnalmente. Asimismo, le reveló que, en una oportunidad, el hombre le había mostrado una revista con imágenes pornográficas y que tenía videos con imágenes de la menor desnuda, bañándose con otras amigas.

Patrullero de la Policía de la Provincia de Salta
Patrullero de la Policía de la Provincia de Salta

La niña le contó a su madre que los abusos sucedían cuando iba a la casa del acusado para que le explicara matemáticas y cuando ella y su hermana se quedaban solas, en momentos en que la denunciante salía a trabajar.

El imputado, que era el propietario del inmueble donde las menores residían con su madre como inquilinas, les advertía a sus víctimas que no dijeran nada.

Por otro lado, también fue denunciado el 6 de agosto de 2019 por su cuñada, la hermana de su esposa, en representación de su hija, luego de saber que la había sometido a tocamientos impúdicos cuando la niña tenía 5 años, en momentos en que residían en el mismo domicilio del acusado.

La jueza ordenó que el condenado permanezca alojado en la cárcel penitenciaria local y que se le extraiga material genético para su inscripción en el Banco de Datos Genéticos.

Los voceros detallaron que se omitió el nombre completo de las personas involucradas para preservar la identidad de las menores y su derecho a la intimidad y confidencialidad, en virtud de la Convención de los Derechos del Niño y otras normas vigentes.

Seguí Leyendo: