Nicolás Pacheco, el periodista de Racing que apareció muerto en la pileta
Nicolás Pacheco, el periodista de Racing que apareció muerto en la pileta

La Cámara Nacional de Casación Penal confirmó hoy las condenas a doce años de cárcel de los tres acusados del crimen de Nicolás Pacheco, el periodista de Racing que apareció muerto en la pileta de una sede del club en Villa de Parque. El máximo tribunal penal determinó que hubo una puesta en escena para hacer creer que el joven se había ahogado cuando en realidad lo habían matado a golpes por razones que todavía son un misterio. Según pudo saber Infobae, la familia de la víctima pedirá el lunes que los implicados, que están en libertad, sean inmediatamente detenidos.

Enrique Armando Rulet, alias “El Boxeador”, de 62 años, Aníbal Domínguez Butler, “el Vaquero”, de 34, y Juan Carlos Rodríguez, “el Turu”, de 28, recibieron penas de 12 años de prisión cada uno por el delito de “homicidio simple”. Así se había determinado en el juicio oral, en donde la mayoría de los testigos calló por temor o por amor a la camiseta, según determinó el propio Tribunal.

Sin embargo, la familia y la fiscalía reclamaron prisión perpetua por la alevosía del homicidio. Y los acusados, la absolución. El caso fue revisado en Casación por los jueces Alberto Huarte Petite, Horacio Días y Eugenio Sarrabayrouse, que ahora rechazaron los planteos y validaron que Pacheco fue asesinado por los acusados en la madrugada del 24 de enero de 2013, entre las 3:00 y las 5:30, dentro de la sede del club Racing Club Asociación Civil, ubicada en la calle Nogoyá 3045.

Todo ocurrió después de haber compartido un asado con sus asesinos. Nunca quedaron claros los motivos de ese ataque. “Los acusados Aníbal Horacio Domínguez Butler, Enrique Armando Rulet y Juan Carlos Ezequiel Rodríguez atacaron a golpes a Nicolás Ezequiel Pacheco Gómez, y le provocaron las lesiones que le causaron la muerte”, señaló la sentencia.

Después tiraron el cadáver a la pileta, para hacer creer que se había ido a dar un chapuzón y se había ahogado. Fue una vecina de un edificio que escuchó los gritos y se convirtió en una figura clave para llegar al veredicto, tal como lo relató Infobae al repasar la sentencia.

 NA 162
NA 162

Tanto en el juicio como ante Casación, las defensas plantearon que no habían sido ellos. Y buscaron responsabilizar a otras personas que estaban en el club en ese momento. En el juicio siempre quedó flotando la sospecha de una vinculación con la barra brava, pero ninguno de los testigos quiso profundizar sobre esa cuestión.

Según el fallo de Casación firmado ayer, “atento a las facilidades que le otorgaban esos accesos” en la sede, “lo único que se puede extraer de las apreciaciones de las defensas (…) es la mera probabilidad de que alguna persona de las que estuvieron esa madrugada en el club, distinta a los imputados, fue (o fueron) el (o los) autor (autores) del hecho”. Se mencionó a personas de la murga de Racing y un empleado de mantenimiento, pero no hubo ningún dato objetivo que los relacionara con la muerte del joven”.

“Ni los imputados ni sus defensas han logrado acreditar que alguno de aquellos u otro desconocido hubiera estado presente, de alguna manera, en lo que fueron los instantes finales de la vida de la víctima, tanto durante la ingesta de la comida de esa noche, como en los momentos en los cuales, concluida ella, Pacheco habría decidido 'darse un chapuzón’, última ocasión en que refirieron haberlo visto con vida”, se afirmó.

Casación estableció que “la muerte de Pacheco se produjo al menos ­y como mínimo una hora antes de la aludida llamada al *911, por lo cual los imputados tuvieron a su disposición un tiempo más que considerable para el montaje de un escenario que los mostraba sorprendidos y actuando con celeridad ante la ‘intempestiva’ y ‘sorpresiva’ noticia del hallazgo del cadáver de Pacheco”.

Para el Tribunal que llevo adelante el juicio, hubo “una suma apabullante de indicios" que demuestran la falsedad de la versión de los imputados. “Todos los acusados mintieron”. Los propios acusados se colocan como únicos posibles autores de la muerte de Nicolás Pacheco Gómez, dijeron los jueces.

Más allá de quién haya dado el golpe letal en el cráneo, Casación también convalidó que los acusados fueron responsables de homicidio. Es que, según sostiene el fallo, “aún cuando no se hubiese acreditado quién fue, de entre los tres, quién asestó el golpe que en definitiva dio muerte a la víctima, el número de lesiones comprobadas en el cuerpo de Pacheco y, a su vez, las heridas constatadas en los acusados resultan demostrativas de que todos pusieron mano sobre él” y le impidieron su huida.

La fiscalía y la querella habían pedido que el caso se considerara un homicidio agravado por la indefensión de la víctima, la pluralidad de atacantes y la cantidad de lesiones. Ponían entre los indicios de ese planteo el estado de embriaguez de Nicolás, que le impidió reaccionar. Sin embargo, la solicitud fue rechazada por el TOC y también por Casación, porque entendió que no alcanzaba para aplicar ese agravante.

Aunque a los implicados aún les queda la posibilidad de presentar un recurso extraordinario ante la Corte Suprema de Justicia, la familia de la víctima, representada por el abogado Luis Charro, pedirá el lunes que los acusados sean inmediatamente detenidos, según adelantaron a Infobae. La agrupación Usina de Justicia se había constituido como “amicus curiae” en el caso, cuando este llegó a Casación.