El Servicio Penitenciario de Tucumán
El Servicio Penitenciario de Tucumán

La Cámara Federal de Casación Penal confirmó la condena a 5 años de prisión a Miguel Ángel Herrera, miembro del Servicio Penitenciario de Tucumán, por proveer de drogas a un interno dentro de la enfermería. En la sentencia, se asegura que proveyó marihuana, cocaína y otros psicofármacos.

El interno, Roberto Fabián Frasca, fue condenado por tenencia de estupefacientes, en tanto le fueron encontrados en su vestimenta 233,80 gramos de marihuana y 157,64 gramos de cocaína. La Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal, integrada por los jueces Gustavo M. Hornos (como presidente), Mariano Hernán Borinsky y Javier Carbajo, confirmó la condena impuesta al miembro del servicio.

El interno, por su parte, fue condenado a la pena de 1 año de prisión de ejecución condicional, por el delito de tenencia de estupefacientes; lo que también fue confirmado por los jueces de la Sala IV. En su declaración indagatoria, Frasca había referido que la droga que había ido a buscar a la enfermería era para él y dos personas más.

El juez Hornos señaló que se debe “extremar la investigación respecto del modo en que el material ilícito fue introducido en un ámbito de máxima seguridad con exhaustivos controles, como lo es una institución penitenciaria”.

En la resolución, el defensor de Herrera cuestionó “la falta de indicación de tiempo, lugar y modo en la participación que se le endilga a su defendido, la que consideró que no pudo ser probada. Afirmó también que no pudo determinarse si Frasca tenía la droga antes de ingresar a la enfermería, o si Herrera se la entregó”.

El hecho ocurrió en la enfermería del penal de Villa Urquiza en Tucumán (Foto: Pablo Toranzo)
El hecho ocurrió en la enfermería del penal de Villa Urquiza en Tucumán (Foto: Pablo Toranzo)

En el caso de Frasca, su defensora oficial indicó que el interno es adicto a los estupefacientes desde los 13 años, que ha estado internado e institucionalizado por orden de jueces de menores por tal motivo. “Señaló que se omitió valorar prueba documental incorporada por el fiscal que da cuenta de la condición de consumidor de Frasca”, se manifestó en la resolución.

El juez Borinsky compartió los fundamentos de Hornos y agregó, en relación a la calificación legal por la que resultó condenado Frasca, que "las circunstancias objetivas que rodearon el caso son suficientes para descartar que la droga secuestrada al nombrado estuviera destinada a su consumo personal, a tenor del estándar fijado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el precedente “Vega Giménez” (Fallos 329:6019). En cuanto al agravio relacionado con la falta de fundamentación de la pena impuesta a Herrera, “adhiero a las consideraciones por el colega que abre el presente acuerdo”, sostuvo Borinsky.

“En conclusión, las conductas relativas a la autoría de Roberto Fabián Frasca y de Miguel Ángel Herrera que se tuvieron por acreditadas no han logrado ser desvirtuadas por las críticas formuladas ante esta instancia, motivo por el cual, propicio al acuerdo el rechazo de este segmento de la impugnación”, expuso Hornos.

SEGUÍ LEYENDO: