Toledo en la final de la Libertadores en el estadio Santiago Bernabeu de Madrid.
Toledo en la final de la Libertadores en el estadio Santiago Bernabeu de Madrid.

En julio de 2018, Martín Ignacio Toledo, oriundo de General Güemes en la provincia de Salta, aterrizó en la capital de México junto a su novia para unas vacaciones en la Riviera maya. Se hospedaron en el Hilton de Playa del Carmen, se aventuraron al agua en jet ski en Isla Mujeres y se animaron a platos exóticos como un sándwich de milanesa con huevo frito y salchicha, además de una pizza grande de muzzarella.

Los viajes por el mundo siguieron para Toledo, de 29 años, ex empleado de la Cámara de Diputados salteña, de acuerdo a registros previsionales: la final de la Copa Libertadores en el estadio Santiago Bernabeu de Madrid, las rejas del palacio de Buckingham en Londres. Su muro de Facebook servía como registro, entre selfies de espejo donde mostraba sus tatuajes negros sobre sus biceps y triceps a lo Ricardo Fort, donde tenía la costumbre de cambiarse el color de los ojos a un verde esmeralda. Su perfil de esa red social también parecía ser su negocio. Decía vender zapatillas Nike importadas, algunos perfumes también, entre memes que se burlaban del feminismo.

Ahora, Toledo hará un vuelo de cabotaje. El fiscal general Máximo Paulucci, de la primera circunscripción de La Pampa con sede en Santa Rosa, especializado en delitos económicos, espera que el joven sea trasladado de su provincia luego de que que la Policía de Salta lo detuviera en un operativo conjunto con la fuerza pampeana en su casa de General Güemes. Le encontraron tres autos, teléfonos y dos millones de pesos en efectivo, según confirmó el fiscal Paulucci a Infobae.

En La Pampa, Paulucci aguarda indagarlo, luego de imputarlo por el delito de defraudación. Toledo tenía según sospecha el fiscal mismo, un modus operandi.

Grand slam: Toledo listo para jugar al tenis con un Mini Cooper en la cochera.
Grand slam: Toledo listo para jugar al tenis con un Mini Cooper en la cochera.

El expediente comenzó cuando, según diarios locales como La Arena, una mujer de Santa Rosa denunció una compra que desconocía en su resumen de home banking: $ 40 mil que correspondían a un pasaje a Miami ida y vuelta por Aerolíneas Argentinas.

Así, Paulucci siguió la ruta: un exhorto a Aerolíneas Argentinas reveló el nombre de la compradora, una mujer porteña, que eventualmente declaró ante Paulucci. Aseguró que había comprado el pasaje por cerca de $ 35 mil, una buena oferta. El vendedor le había dado un teléfono y un mail de lo que parecía ser una agencia de viajes. El depósito por el pasaje fue hecho a una sucursal de un banco en Salta.

Toledo había dejado su rastro. Paulucci no tardó en identificarlo y encontrarlo.

Selfie: el fiscal del caso investigará los dos millones de pesos en efectivo encontrado en la casa de Toledo.
Selfie: el fiscal del caso investigará los dos millones de pesos en efectivo encontrado en la casa de Toledo.

“Hasta ahora”, dice el fiscal, “el caso de Santa Rosa es el único que se vincula a Toledo”. Los dos millones de pesos no fueron incautados, no estaban incluidos en el espectro de sospecha de la causa. Se secuestraron computadoras y teléfonos que serán peritados. La información comercial de Toledo no revela un empleo en blanco hace más de cuatro años, al igual que tampoco lo hace con tarjetas de crédito, cuentas bancarias o altas de la AFIP.

Sus antecedentes penales, por otra parte, son más elocuentes. información de fuentes judiciales en Salta apunta a cuatro causas entre 2011 y 2018 por delitos como lesiones y amenazas.

Con información de Federico Fahsbender y Joaquín Cavanna

SEGUÍ LEYENDO: