El hecho ocurrió el sábado por la noche, alrededor de las 23.30, en el estacionamiento de la terminal de ómnibus ubicada en Juan Domingo Perón y Cáceres de Allende, en la capital provincial.

Fuentes judiciales informaron a la agencia estatal Télam que a esa hora una camioneta ocupada por dos mujeres y un hombre de origen asiático estacionó en la playa.

Según el fiscal de la causa, Rubén Caro, una mujer identificada como Xhen Weiyong (40) que estaba sentada en el asiento trasero del vehículo extrajo un arma de fuego.

"Por motivos que se tratan de especificar, ella disparó contra su suegra que iba sentada en el asiento de adelante como acompañante y le produjo la muerte", relató el funcionario judicial.

@leoguevara80
@leoguevara80

Inmediatamente, la agresora efectuó varios disparos al concuñado, de 38 años, que manejaba la camioneta y quedó gravemente herido, tras lo cual ella se suicidó de un balazo.

Tras escuchar las detonaciones, un custodio se acercó al lugar y constató que había tres personas baleadas, por lo que rápidamente llamó a la policía.

El herido, cuya identidad no fue dada a conocer, hijo de la fallecida Luiyin Sheng (62), fue trasladado al hospital de Urgencias, donde esta tarde continuaba internado en grave estado.

De acuerdo a las fuentes, el hombre recibió al menos dos balazos en el cuello y dos en la espalda.

"Han trabajado los gabinetes especializados y el Departamento de Homicidios está tomando todos los testimonios con traductores y reuniendo toda la prueba documental necesaria para establecer qué pasó", añadió el fiscal, quien agregó: "Necesitamos esa información a los fines de poder determinar las causas que llevaron a tomar esta decisión con el fatal desenlace".

Los investigadores procuraban determinar si los implicados en el hecho eran propietarios o socios de un supermercado en el barrio Patricios.

@leoguevara80
@leoguevara80

El personal policial peritó la camioneta para confirmar cómo ocurrió el ataque a tiros y secuestró una pistola calibre .380, 46.600 pesos, 14.500 dólares y 565 yen.

Los pesquisas también analizaban cámaras de seguridad que hayan captado el momento de los disparos.

En ese marco, los pesquisas intentarán determinar si el hecho ocurrió por alguna diferencia en un tema financiero o si en realidad se trató de un suceso intrafamiliar.

Es que si bien en un primer momento se creyó que podría tratarse de un ataque mafioso, esa hipótesis fue quedando descartada dado el parentesco entre los involucrados de la trama.

Por ello, los testimonios de los allegados serán clave para confirmar si hubo alguna discusión previa en otro sitio entre la agresora y sus víctimas o si todo fue premeditado por ella.

El fiscal Caro, a cargo de la fiscalía en turno D1 T4, dispuso que los cuerpos sean trasladados a la morgue judicial para realizar la correspondiente autopsia y corroborar la cantidad de disparos que recibió la suegra.

SEGUÍ LEYENDO