Los delincuentes que le habían robado 8.000 dólares a Ian, el hijo del humorista y periodista Jorge Guinzburg, fueron detenidos en las últimas horas luego de una serie de allanamientos realizados por el personal División Robos y Hurtos de la Policía de la Ciudad.

El robo al productor y actor de 29 años ocurrió el 12 de marzo pasado, en la intersección de las calles Enrique Martínez y Palpa del barrio porteño de Colegiales. Allí, motochorros interceptaron al productor y actor de 29 años mientras circulaba con su automóvil Audi A3 de color blanco.

Para dar con los ladrones, los efectivos de la policía llevaron adelante un total de ocho allanamientos, ordenados por el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N° 59 a cargo de la doctora Sánchez Sarmiento. Detuvieron a cuatro de los integrantes de la banda y se secuestraron armas, dinero, las motos con las que se realizó el robo y material de gran valor para la causa.

Según dijeron fuentes policiales a Infobae, la organización se dedicaba a concretar salideras y tenía un entramado complejo en el que seguían a las víctimas un largo camino hasta el lugar marcado para el robo.

De acuerdo con la investigación, una persona era la encargada de señalar al objetivo, seguirlo y tenerlo siempre a tiro. Lo esperaban a la salida del banco o de la oficina en donde se retiraba el dinero y lo comenzaban a seguir. Para eso utilizaban un taxi manejado por un cómplice para no despertar sospechas.

El joven fue asaltado en marzo
El joven fue asaltado en marzo

En el momento en el que el "cerebro" de la banda lo indicaba, un delincuente bajaba de un auto particular o del mismo taxi, cometía el ilícito y huía en una moto que estaba esperando en el lugar. Así, la víctima nunca se daba cuenta de que la estaban siguiendo, ya que iban en autos particulares, en un taxi y en varias motos.

Entre los detenidos están quien maneja la moto en la que se fuga el delincuente, que tenía un pedido de captura en la provincia de Buenos Aires por otra causa, y una mujer encargada de la logística de la banda, es decir, aportaba los vehículos en los cuales se movían los delincuentes.

El líder de la banda, un hombre de nacionalidad colombiana identificado como Julio César Arévalo Gualdron, no sólo elegía la víctima sino también el lugar en donde se realizaba el atraco. Edgar Carrillo Tarqui, el chofer del taxi, de origen boliviano, llevaba a una mujer que marcaba las víctimas y al delincuente que en el lugar indicado cometía el ilícito para luego huir en moto. Funcionaba casi como un reloj. 

Las mujeres detenidas son Emiliana Carrillo y Mariana Denise Carrillo. Sus roles en la banda no fueron especificados por las fuentes. Diego Alexis Mendoza, otro integrante de la organización, ya había sido detenido en junio.

Los allanamientos

El primer operativo se realizó en la calle Medina al 600 en Parque Avellaneda, donde se procedió a la detención del hombre de nacionalidad boliviana. En el lugar incautaron un taxi, una Renault Kangoo con patente apócrifa, celulares, computadoras, dinero en efectivo, una máquina de contar billetes y un DVR.

También se allanó una vivienda de la calle Crisólogo Larralde al 4600, en Villa Domínico, donde se detuvo al colombiano y a una mujer argentina. Además se secuestraron una motocicleta, 2.300 dólares, seis celulares, una notebook, una cámara fotográfica y un GPS.

Mientras tanto en Sucre al 2300 en el barrio de Belgrano, secuestraron 13 celulares. Por su parte, en Villa Devoto, en la calle Habana al 4800, se procedió a identificar a una mujer, a quien se la notificó para que declare en sede judicial. Además se incautaron ocho teléfonos celulares, un arma calibre 22 con cargador y municiones, con la documentación vencida y a nombre de la propietaria del inmueble.

Asimismo, en un operativo en una estación de servicio en Villa Domínico se secuestró un vehículo marca Ford, mientras que en Avellaneda, en un estacionamiento, incautaron un celular perteneciente a un sereno, un handy, dos notebooks, un casco de moto, un maletín negro con documentación de interés para la causa, una CPU y un pendrive.

 

Seguí leyendo