Un hombre se prendió fuego a sí mismo y murió cuando la policía se aprestaba a detenerlo como consecuencia de una denuncia por violencia de género en su contra. El hecho sucedió en la zona norte de Rosario.

En concreto, el hombre -de 50 años- había sido acusado de arrojarle una olla con agua hirviendo a su pareja, de 65. Dos jóvenes de 15 y 19 años que se encontraban presentes en la casa dieron aviso a las autoridades luego de presenciar la situación.

Al llegar a la escena, efectivos policiales intentaron aprehender al hombre. Pero este se encerró en una habitación y amenazó con prenderse fuego. Por esa razón se inició una negociación para evitar este desenlace y lograr que el hombre se entregara.

Sin embargo, minutos más tarde los efectivos advirtieron indicios de que el hombre efectivamente había llevado a cabo su amenaza: salía humo de la habitación en la que se encontraba. Los oficiales intentaron forzar la puerta, pero ante la imposibilidad de hacerlo decidieron evacuar el inmueble y llamar a los bomberos.

Una vez apagado el incendio, el hombre fue encontrado calcinado. La policía de la zona, con ayuda de una fiscalía de la ciudad, están encargados de llevar adelante la causa.

Seguí leyendo: