El beso entre Rocío y Mariana, antes de entrar para escuchar un veredicto que finalmente se postergó
El beso entre Rocío y Mariana, antes de entrar para escuchar un veredicto que finalmente se postergó

El fervor subió al cuarto piso del edificio judicial de la calle Paraguay al 1500. En la sala del Tribunal Oral Criminal y Correccional Nº 26 se escuchaba de fondo, sin estridencias, canciones de aliento vociferadas por un colectivo de no más de diez integrantes al ritmo de un único bombo. Cantaban "para Mariana la absolución". Tras los alegatos de la fiscal Diana Goral y de la defensa del abogado Lisandro Teszkiewicz, la jueza Marta Yungano anunció la postergación del veredicto sobre la situación procesal de Mariana Solange Gómez, la joven detenida en un confuso episodio con su esposa en la estación de Constitución en octubre de 2017.

La jueza argumentó que el ruido que ascendía de las manifestaciones de apoyo a la imputada no le permitía exponer su resolución. Ante la incredulidad de la acusada por resistencia a la autoridad y lesiones graves, de la defensa y de los asistentes al juicio oral y público, la jueza aplazó su veredicto para el viernes 28 de junio a las 13 horas en la misma sala. La cuarta audiencia se celebrará, casualmente, el Día del Orgullo Gay-LGTB, a medio siglo de los disturbios en Stonewall, el bar del barrio Greenwich Village de Nueva York en el que la comunidad gay enfrentó a la represión policial.

“No va a quedar un precedente, no vamos a tener miedo de besarnos, no nos van a ganar”, dijo Rocío, la pareja de Mariana
“No va a quedar un precedente, no vamos a tener miedo de besarnos, no nos van a ganar”, dijo Rocío, la pareja de Mariana

La fiscal pidió dos años de cárcel para Gómez, acusada de haberse resistido a una orden de detención del policía Jonathan Rojo y de haber agredido a la policía Karen Villarreal. Durante el alegato, mientras la fiscal pronunciaba los testimonios de los involucrados y los testigos, Mariana buscaba con la mirada a su esposa Rocío Soledad Girat. Le transmitía su escepticismo con el relato, mientras su pareja lloraba, se secaba las lágrimas y se corregía el rímel. "Dentro de la sala tenía unas ganas de llorar bárbaras. Cuando la fiscal pidió dos años de cárcel, miré a todos los que estábamos ahí tratando de entender. Cuando terminó aclarando por qué pidió dos años menos lo pude entender -le aseguró a Infobae-. Ella calcula que el arrancamiento del pelo a una mujer es más grave porque el pelo de una mujer tarda mucho en crecer".

Uno de los agravantes para estimar la condena fue por la condición de mujer. "Porque todas sabemos lo que nos cuesta que nos crezca el pelo", declaró la fiscal en sede judicial.

Mariana dijo que la doctora Goral la trató de "imputado" y de "Mariano" durante toda su exposición. Lo corroboró su esposa: "Dos veces le dijo Mariano y continuamente le decía 'imputado'. Sigue jugando con algo que es un derecho: la ley de identidad de género es un derecho. Mariana se percibe mujer. Somos mujeres y lesbianas, le guste a quien le guste, le pese a quien le pese".

Van 20 meses de proceso. El hecho ocurrió en octubre de 2017 en la estación de Constitución. Todo comenzó cuando un empleado de Metrovías le pidió a Mariana que apagara su cigarrillo
Van 20 meses de proceso. El hecho ocurrió en octubre de 2017 en la estación de Constitución. Todo comenzó cuando un empleado de Metrovías le pidió a Mariana que apagara su cigarrillo

La denunciada detalló que la jueza postergó el dictamen "porque las chicas que nos estaban haciendo el aguante no la dejaban tomar la decisión": la jueza dijo que no podía tomar una "resolución seria" por el ruido de las manifestantes.

Así, Mariana espera que el viernes asistan muchas más personas a la vigilia por su juicio. "A mí me encanta el ruido y me encanta que vengan. Vamos a volver a convocar, porque además es un día especial. Invito a cualquier persona que esté cansada de que le avasallen los derechos, de que el Estado y sus instituciones nos roben los derechos adquiridos, a movilizarse sin importar su sexualidad y cómo se identifiquen. El que pueda y quiera, que venga, acá vamos a estar".

"No queremos que se siente un precedente. Me da a pensar que nos quieren adoctrinar, que nos quieren callar, nos quieren sumisas para ser funcionales a un sistema patriarcal, heterosexual y sexista", reflexionó Mariana una vez terminada la audiencia. Su esposa, Rocío, ensayó el mismo análisis: "Esto es una respuesta social. Ninguno de los que estamos acá queremos que esto siga pasando, queremos que nos detengan y nos caguen a palos por ser mujeres y por estar besándonos en la vía pública".

“Hasta que esto no se termine vamos a seguir estando acá, vamos a seguir resistiendo”, avisó Rocío. En la imagen, de fondo, el abogado defensor Lisandro Teszkiewicz (Maximiliano Luna)
“Hasta que esto no se termine vamos a seguir estando acá, vamos a seguir resistiendo”, avisó Rocío. En la imagen, de fondo, el abogado defensor Lisandro Teszkiewicz (Maximiliano Luna)

El abogado defensor reclamó la absolución de su defendida: entiende que la fiscalía pidió una condena y una pena abultada que no se corresponde con la mecánica de los hechos. "Creemos que no están dadas las pruebas ni los criterios necesarios para acusar a Mariana de resistencia a la autoridad porque no existió una orden legítima de la autoridad ni responsabilizarla de las lesiones de la oficial", dice Teszkiewicz.

Desde el entorno de Mariana creen que la jueza esperaba una alegato más contundente de la fiscal para ratificar una resolución condenatoria. Analizaron que la postergación puede obedecer a la necesidad de tomarse tiempo para reformular su dictamen ante un testimonio precario y el pedido abultado de la pena. El grupo de gente que copó una parte de la calle Paraguay al 1500 con pancartas, bombos y voces de apoyo volverá a manifestarse.

SEGUÍ LEYENDO: