La víctima, Mabel Alicia Gauna, tenía 62 años
La víctima, Mabel Alicia Gauna, tenía 62 años

El hecho consternó a la localidad bonaerense de Lincoln. En la madrugada del domingo un hombre de 61 años ingresó a un baile en un centro de jubilados, le disparó en la cabeza con arma calibre 22 a su ex pareja, de 62, y luego intentó suicidarse. El homicida murió poco después del ataque en el hospital local.

Fue un llamado el que alertó a la policía lo que acababa de ocurrir en el Centro de Jubilados de Lincoln. A la llegada de los agentes el cuerpo sin vida de Mabel Alicia Gauna, de 62 años, estaba en el piso con un disparo de bala en la cabeza. A pocos metros de ella, el autor del crimen, Oscar Rubén Otero, de 61 años, se había disparado con el arma homicida, pero seguía con vida.

La mujer murió en el acto tras recibir el disparo
La mujer murió en el acto tras recibir el disparo

Rápidamente Otero fue llevado hasta el Hospital Municipal de Lincoln, Dr. Rubén Miravalle, donde terminaría muriendo a causa del disparo autoinfligido. Al reconstruir los hechos, las mismas fuentes señalaron que la víctima había mantenido una relación de un año con quien sería su asesino, la que había terminado hace casi un mes atrás.

Este medio logró comunicarse con un familiar cercano que todavía no lograba entender lo que había ocurrido y según manifestó prefería no hacer declaraciones. Entre las pocas palabras que intercambió con este medio manifestó que Gauna "era buena madre, buena persona un ser humano increíble".

Una de las versiones indica que habría sido la negativa de Gauna a recomponer la relación, lo que desencadenó la reacción desmedida de Otero
Una de las versiones indica que habría sido la negativa de Gauna a recomponer la relación, lo que desencadenó la reacción desmedida de Otero

Fuentes cercanas al caso señalaron a este medio que no existen denuncias previas contra Otero por violencia de género. Si bien se desconocen los detalles de las razones que pudieron llevarlo a cometer el asesinato y posteriormente a dispararse, algunas versiones indican que el desencadenante habría sido la negativa de Gauna a retomar la relación.

El caso quedó en manos del fiscal Carlos Colimedaglia de la Unidad Funcional de Instrucción 3 del Departamento Judicial de Junín, que entre otras medidas, ordenó la realización de una autopsia en el Instituto de Investigación Criminal y Ciencias Forenses Norte.

SEGUÍ LEYENDO