Juan José Navarro Cádiz, alias "El Cebolla", volverá a comparecer ante la Justicia este martes, en el marco de la causa que investiga el doble crimen del diputado Héctor Olivares y el funcionario Miguel Yadón y donde fue señalado por los otros acusados como el autor de los disparos que acabaron con sus vidas.

También declararán ante el juez Mariano Iturralde y la fiscal Estela Andrade el padre del "Cebolla", Miguel Navarro Fernández, y Juan Jesús Fernández, dueño del automóvil Volkswagen Vento desde donde se cometió el ataque.

En su primer encuentro con los funcionarios judiciales que instruyen la causa, que tuvo lugar el sábado por la madrugada, Navarro Cádiz se negó a declarar.

El hombre de 24 años había llegado esa misma noche a la Argentina extraditado desde Uruguay, donde fue capturado por oficiales de Interpol de ese país el 10 de mayo, un día después de los homicidios. Había ingresado al país vecino a la 1:50 del mismo día, a través del pasaje de Colón a Paysandú.

 

Su situación judicial es la más comprometida. Al ser indagados, Juan Jesús Fernández  y su hija, Estefanía Fernández Cano coincidieron en asegurar quelos disparos fueron efectuados sin motivo alguno.

Fuentes judiciales informaron a Infobae que, además, Fernández también negó que se haya tratado de un crimen pasional o que esté vinculado a una relación personal porque no conocía ni tenía vinculo ni con Olivares ni con Yadón.

En las pruebas, sin embargo, Iturralde y Andrades no encuentran aún material suficiente para establecer un móvil para el crimen.

Una fuente del caso indicó que, por ende, una de las teorías sobre la mesa especula con que se tratara de un crimen al azar. "Es una posibilidad que hayan ido a la plaza a probar esa arma sofisticada con mira láser y, aunque parezca una locura, eligieran al azar como blancos móviles al diputado y su asesor para matar porque sí, por pura diversión", dijo la fuente a Télam.

De confirmarse esto, a los cargos de "alevosía" y el "concurso premeditado de dos o más personas", a Navarro Cádiz se le cargaría otro agravante: el de "homicidio agravado por placer".

Además de las declaraciones indagatorias, hay una batería de rastros que conducen a Navarro Cádiz. En un allanamiento a su departamento en la calle Montevideo 76 del centro porteño, la División Homicidios de la Policía Federal halló el arma calibre .40 que se usó en el ataque que terminó con la vida de los dirigentes políticos. La pistola estaba escondida dentro de una bolsa en la cocina.

El arma homicida hallada en el departamento de Navarro Cádiz
El arma homicida hallada en el departamento de Navarro Cádiz

En tanto, en uno de los domicilios que frecuentaba se encontraron trazos de siluetas humanas repletas de impactos, como si hubieran sido usadas para practicar tiro al blanco.

Por otra parte, un auto implicado en la investigación está a su nombre. Es el viejo Renault 19 con el que Juan Jesús Fernández se fugó a Concepción del Uruguay en Entre Ríos, en compañía del español Miguel Navarro Fernández, el padre del "Cebolla".

Juan Jesús Fernández
Juan Jesús Fernández

Los registros fílmicos también juegan en su contra. El jefe de la Policía Federal, Néstor Roncaglia, relató que, tras el crimen, se observó en las cámaras de seguridad a Navarro Cádiz caminar por las inmediaciones del hecho, en dirección a su casa. También se lo ve deshacerse en el camino seis balas en dos cestos de basura.

En paralelo a su situación, el pasado viernes hubo un nuevo detenido en la causa, el séptimo en total. Es un hombre de apellido Castro Iglezias Montoya, también conocido como"El brasilero", utilizó un Volkswagen Passat gris claro en el día del hecho y se habría reunido con Juan Jesús Fernández la noche previa al asesinato.

"El brasilero" está acusado de encubrimiento."Estuvo reunido con todos antes del hecho. Se lo buscó y aparentemente escondió su teléfono. Ahí se pidió detenerlo", aseguró una fuente cercana al caso.

Seguí leyendo: