(Adrián Escandar)
(Adrián Escandar)

La Sala I de la Cámara Federal porteña revocó un sobreseimiento dictado por el juez Claudio Bonadio y reabrió una causa en la que se investiga si Ricardo Jaime, ex secretario de  Transporte del krichnerismo, cometió delito cuando le otorgó una empresa de colectivos quebrada a la firma Ecotrans.

La firma Transporte del Oeste -relevante en esa zona del Conurbano- tenía a su cargo las líneas de colectivos  nacionales 136,153 y 163; las provinciales 317, 321y 322 y las municipales 635 de Morón y 503 de Merlo. Empleaba a unas 1000 personas y en su patrimonio había 300 colectivos y propiedades.

Ecotrans era una sociedad vinculada a Trenes de Buenos Aires/ Grupo Plaza que por entonces tenía a su cargo la concesión del Ferrocarril Sarmiento. De algún modo las líneas de colectivos de Transporte del Oeste eran competencia del ferrocarril.

Norberto Russo, que presidió la empresa Transporte del Oeste, denunció en 2011 que de manera arbitraria, la secretaría de Transporte—apenas asumido el gobierno de Néstor Kirchner- le otorgó a Ecotrans los recorridos y los bienes de la firma.

El denunciante describió aquella situación irregular de la que participaron no sólo los funcionarios y los empresarios, sino también los gremialistas con injerencia en Transporte del Oeste. Russo explicó que la empresa pasaba un mal momento económico y fue empujada a la quiebra y Ricardo Jaime, secretario de Transporte-en una de sus primeras medidas como funcionario- firmó el traspaso a Ecotrans.

Ha dicho Russo que el acuerdo entre Jaime y Claudio Cirigliano, uno de los dueños de Plaza, se basó en la distribución irregular de millonarios subsidios al transporte que manejaba la secretaría de Transporte.

El caso cayó por sorteo en el juzgado que estaba a cargo de Norberto Oyarbide. Luego el juez Marcelo Martínez De Giorgi lo envió al juzgado a cargo de Claudio Bonadio porque consideró que esa causa era conexa con otra en la que se investiga el cobro irregular de subsidios por parte de líneas de colectivos.

Bonadio había sobreseído por inexistencia de delitos a Jaime, a Cirigliano, a Héctor Millaci- presidente de Ecotrans-, a Daniel Lodola- apoderado de la compañía- y al síndico de la quiebra Rodolfo Dehenen. Fundamentó el sobreseimiento en que el traspaso a manos de Ecotrans se hizo dentro del expediente dela quiebra y que Transporte del Oeste había quebrado luego de años de problemas económicos.

La decisión de Bonadio fue apelada por prematura por el fiscal Carlos Stornelli, quien sostuvo que "no ha sido posible determinar las circunstancias que rodearon el apartamiento de la Secretaría de Transporte del llamado a concurso público de propuestas para la prestación de los servicios de transporte público por automotor de pasajeros respecto de las líneas que originariamente explotaba "Transporte del Oeste S.A." y que permitió que "Consultores Asociados Ecotrans S.A." y luego "Transporte Automotores Plaza S.A." continuaran al frente de esa operatoria desde el año 2004".

El recurso de Stornelli fue sostenido por el fiscal ante la Cámara Federal, Germán Moldes, quien explicó que en la sentencia de la quiebra no se determinó por qué se decidió el traspaso de la empresa a Ecotrans.

Los camaristas Leopoldo Bruglia y Pablo Bertuzzi revocaron la decisión de Bonadio y señalaron que se debe profundizar la investigación.

La vinculación entre Jaime y Cirigliano ha quedado demostrada en otros casos judiciales. En 2015 el ex funcionario admitió-al pactar un juicio abreviado- haber cobrado coimas que le pagaron Cirigliano y otro empresario al que debía controlar. Además Jaime y Cirigliano fueron condenados a prisión por su participación en la Tragedia de Once.

El caso sigue abierto y el reclamo penal de Russo sigue vigente, aunque los históricos colectivos del Oeste del Conurbano ya no pertenezcan más al Grupo Plaza. Las líneas de los colectivos que hace muchísimos años estaban pintados de color celeste fueron adquiridas por La Nueva Metropol, una de las jugadoras importantes en el negocio del transporte de pasajeros.