Un joven de 28 años fue salvajemente agredido este fin de semana a la salida de un boliche de la localidad de Los Polvorines, en el partido bonaerense de Malvinas Argentinas y se encuentra en grave estado.

Sergio Fabián Correa se encuentra internado en terapia intensiva tras haber recibido varios golpes de puño por parte de dos patovicas y otras dos personas en la puerta de "Camelot", un conocido local bailable ubicado en la avenida Presidente Perón y Darregueira, cerca de las cuatro de la mañana del sábado.

A través de las cámaras de seguridad de la zona, que captaron el momento de la feroz golpiza, la policía de la provincia de Buenos Aires pudo identificar a los agresores.

Sergio Correa tiene 28 años y está internado en terapia intensiva
Sergio Correa tiene 28 años y está internado en terapia intensiva

De esa forma fueron aprehendidos cuatro jóvenes de entre 19 y 26 años. Tres fueron liberados y sólo uno de ellos, de 22 años, quedó detenido, señalado cómo el autor del último golpe que, como puede verse en las imágenes, dejó inconsciente a la víctima en el medio de la calle.

El padre de Sergio, Ángel, que vive con su hijo a la vuelta del local y recibió la noticia de la agresión en ese mismo momento, fue quien realizó la denuncia este sábado. "Pedí una explicación, nadie sabía responderme y apareció la ambulancia. Todos se lavaban las manos. Vino el hijo del dueño, los metió a los patovicas adentro y ellos decían que no tenían nada que ver", contó en diálogo con C5N.

El joven fue trasladado de urgencia al Hospital Municipal de Trauma y Emergencias Dr. Federico Abete, donde se constató que todos los golpes que recibió fueron en la cabeza y se encuentra aún en terapia con pronóstico reservado.

"Había un quilombo adentro, él no tenía nada que ver. Se equivocaron de persona, lo sacaron a las trompadas, pedía explicaciones y ahí es cuando más le empezaron a pegar. Igualmente todo se ve en el video", indicó el padre de la víctima. "Lo que pedimos es que directamente lo cierren al boliche porque ya demasiado problemas tuvimos durante todo este tiempo".

Y agregó, en referencia al personal de prevención que agredió a su hijo: "Yo laburé 20 años en seguridad privada. Pero sé cómo tratar a un ser humano. Ellos están para cumplir otra misión, no para agredir a la gente". La causa quedó en manos de la UFI Nº 23 de Malvinas Argentinas.

SEGUÍ LEYENDO: