El engaño comenzó a ser descubierto en enero pasado. La pista vino de los grupos de la red social Facebook "Vendo Todo La Plata" y "Vendo todo Ensenada" en los que se comercializan electrodomésticos, vehículos y hasta terrenos. Una publicación que se repitió en ambos llamó la atención: ofrecía el "servicio" de reducir el monto que se abona por el suministro eléctrico.

Se trataba de una organización cuya práctica no es novedad en el territorio bonaerense: cobraba por adulterar los medidores con el fin de abaratar los costos de las facturas de luz.

La empresa Edelap, que presta servicio en un área de concesión que abarca a seis partidos de la provincia de Buenos Aires, tomó cuenta de la situación e hizo la denuncia ante la Superintendencia de Investigaciones de Delitos Complejos y Crimen Organizado.

El caso recayó en la UFI N° 16, a cargo del fiscal Juan Cruz Condomi Alcorta, y el Juzgado de Garantías N° 4 de La Plata, cuyo titular es Juan Pablo Masi. Tras investigaciones, identificaron a los integrantes de la organización delictiva mediante las intervenciones telefónicas de los abonados, según fuentes policiales.

En consecuencia, ayer se llevó a cabo una serie de allanamientos en los que fueron detenidas tres personas. Uno de los procedimientos fue en la localidad de Berisso. En dos domicilios de 152 Norte, la policía detuvo a Braian Nahuel Martínez, de 28 años, y secuestró herramientas de trabajo. A las pocas cuadras, notificó a Marcela G. (52), quien sería una cliente que habría contratado los servicios de la organización desbaratada. El otro operativo ocurrió en calle 528 de Tolosa, donde aprehendieron a Pablo Gabriel Salamen (41) e incautaron más materiales.

Los tres quedaron a disposición de la Justicia. La causa está caratulada como estafa y contempla penas que van de un mes a seis años de prisión.

De acuerdo a Edelap, los hechos de consumo ilegal de energía son recurrentes. Durante 2018 y lo que va de este año, se registraron 1.845 casos de fraude eléctrico.

"Sólo en los últimos días, durante operativos nocturnos realizados en la localidad de Berisso se inspeccionaron decenas de inmuebles comerciales y gastronómicos identificando casos a través de distintas maniobras, como conexiones directas y medidores adulterados que representan un serio peligro de electrocución para las personas y la posibilidad latente de generar cortocircuitos y focos de incendio", señalaron desde la empresa.

Ante cada irregularidad se labra el acta correspondientes y se realizan las tareas de desconexión de las instalaciones precarias, además del cobro de la energía consumida y no registrada con retroactividad, más las penalidades pertinentes, tal cual estipula el contrato de concesión.

Entre las consecuencias de conectarse clandestinamente al suministro eléctrico, además del riesgo por electrocución, cortocircuitos e incendios, aparecen el deterioro en la calidad del servicio, con cortes y baja tensión que perjudican a los inmuebles vecinos; y el impacto ambiental, debido a que la electricidad es producida a partir de recursos no renovables o parcialmente renovables.

SEGUÍ LEYENDO: