Nicolás Paladini se defendió y habló de "calumnias" tras el procesamiento en su contra por haber utilizado presuntas facturas "truchas".

El empresario Nicolás Paladini, presidente de Biocom SA y esposo de la modelo Rocío Guirao Díaz, rechazó la causa penal impulsada por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), en la que lo acusan del presunto delito de aprovechamiento indebido de tributos.

En su descargo público, el ejecutivo afirmó que la firma que encabeza junto a sus familiares "no tendría que ser juzgada" por el hecho que le imputan y apuntó que las facturas "apócrifas" por la que es investigado correspondían a un proveedor habilitado por el Estado.

"Son todas blasfemias que estoy relacionado con facturas apócrifas y que soy un deudor", sostuvo el empresario. "Le compramos a un productor que tenía problemas con el AFIP y por eso es que nos empezaron a investigar a todos. Pero como uno es Pérez, el otro es Gómez y el otro es Juan, AFIP fue contra Paladini porque si no, ¿contra quién iban a ir?", afirmó.

La causa, que está a cargo del juez Carlos Vera Barros, busca determinar si la empresa Biocom SA percibió indebidamente $ 1,8 millones en concepto de reintegros de exportación, por medio de la presentación de facturas apócrifas de supuestas operaciones con proveedores también apócrifos.

Además del procesamiento, el juez le trabó a Paladini un embargo de un millón de pesos y la inhibición general de sus bienes.

Según esa investigación, la empresa operaba a través de un conjunto de sociedades y personas físicas que actuaban en el mercado de granos como productores y vendedores de cereal, para que la firma imputada computara crédito fiscal a su favor en las declaraciones juradas.

Vera Barros resolvió el procesamiento luego de que la Cámara Federal de Apelaciones revocara la falta de mérito ordenada en primera instancia por el mismo juzgado.

“Es un problema de la AFIP que no haya controlado”.

Según la investigación de la AFIP, se concluyó que estas firmas no contaban ni con capacidad operativa para realizar esas operaciones, ni con personal registrado en relación de dependencia, ni tampoco con bienes de uso a su nombre.

El empresario se desligó de las acusaciones y apuntó a la AFIP por la falta de controles.

Sin embargo, Nicolás Paladini rechazó esas acusaciones y se desligó del hecho en diálogo con el programa Nosotros a la mañana por El Trece: "Esa persona (se refiere al proveedor) tenía los hilos, la mercadería y el volumen productivo para poder entregar esa soja. Si la AFIP me dio los papeles que dicen que estaba habilitado para vender, es un problema de la AFIP que no haya controlado que la empresa tenía inconvenientes".

El empresario Nicolás Paladini con su esposa Rocío Guirao Díaz.
El empresario Nicolás Paladini con su esposa Rocío Guirao Díaz.

"Soy una persona de bien, esto nos toca de rebote. Una ley nos ampara para los casos en los que las  empresas están habilitadas por la AFIP, en todo caso tienen que juzgar al productor. A ese productor nunca lo llamaron a declarar ni tuvo ningún tipo de inconvenientes. Al único que le rompen las pelotas es a mí", concluyó.

El delito de aprovechamiento indebido de tributos tiene una pena de prisión de dos a seis años.

Seguí leyendo: