El robo ocurrió en Castelar
El robo ocurrió en Castelar

Habían ingresado al país en agosto del año pasado provenientes de Perú como turistas y menos de un mes después entraron a robar una casa  ubicada en Lobos y Alem, localidad de Castelar Norte. Llegaron en un Peugeot 308, violentaron la entrada de la vivienda, que se encontraba momentáneamente sin sus dueños, y destrozaron todo lo que vieron en su interior. Pero no fue lo único que hicieron. Se llevaron una suma superior a los 250 mil pesos, dos notebooks, una tablet y otros objetos de valor.

Minutos más tarde, mientras se alistaban para huir en el auto, fueron interceptados por la policía de Morón que había sido alertada tras un llamado al 911. Al verse acorralados, intentaron escapar en el coche, pero su esfuerzo fue en vano. El móvil policial los persiguió hasta que perdieron el control y chocaron contra un camión a unas tres cuadras del lugar del robo.

En total eran cuatro los delincuentes. Uno de ellos logró escapar mientras que los restantes quedaron detenidos a disposición de la Justicia. Los efectivos encontraron dinero y todo lo robado en la casa; también precintos, gas pimienta, pegamentos y otros elementos probatorios. Además, se descubrió que el auto tenía una chapa patente falsa, superpuesta sobre la original.

Tras un rápido proceso judicial, la jueza Mariana Maldonado los halló culpables del delito de "robo agravado" y ordenó su inmediata expulsión del país luego de que admitiera que habían sido partícipes del asalto y observar que habían ingresado a la Argentina con "fines turísticos".

"Este caso es un claro ejemplo de la verdadera articulación y compromiso por parte de las fuerzas de seguridad y la Justicia. Seguimos enfrentando el delito y trabajando en equipo contra todas las organizaciones delictivas. Nos confirmaron que estos ladrones serán deportados", explicó el intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro.

El debate oral y público se desarrolló en el Tribunal de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº 5 de Morón. Además de las pruebas obtenidas por la policía, Maldonado tuvo en cuenta que los delincuentes ingresaron a la Argentina "en calidad de residentes turísticos transitorios" apenas 30 días antes de haber cometido el delito, lo que supone que "burlaron la buena fe de la autoridad migratoria para cometer delitos de manera organizada y regresar a su país de origen con los elementos sustraídos".

La causa fue caratulada como "robo agravado por perpetrarse con fractura de hogar habitado" y tras un pedido de la Dirección Nacional de Migraciones, la magistrada resolvió la deportación. Asimismo, el fallo hizo hincapié en que los asaltantes colocaron pegamento en sus dedos para evitar dejar sus huellas en la vivienda. Por último, remarcó que contaban con un plan logístico, circularon con patente falsa y escaparon a contramano por las calles de Morón, poniendo en peligro a los vecinos del distrito.