En horas de la noche, con una mochila y tres bidones de combustible. Así irrumpió en una concesionaria de la localidad de Ituzaingó un joven que roció varios autos con el líquido inflamable y en segundos los prendió fuego. Después de concretar su plan escapó y todavía la policía no logró identificarlo.

Todo ocurrió el pasado 12 de marzo después de la medianoche en la agencia de autos Car Max, ubicada en la calle Muñiz al 187, dedicada a la venta de vehículos usados. Tal como quedó registrado por las cámaras de seguridad del local, el pirómano ingresó al lugar por una obra en construcción contigua y prendió fuego a dos de los coches.

"Él viene con una mochila y tres bidones. Entra por una casa que está en construcción y después al playón de estacionamiento donde estaban los autos. La agente de la alarma me llamó y me pide que revise las cámaras. Cuando observo una de ellas, veo que está todo lleno de humo y salgo corriendo para el local", relató Roberto, el dueño de la agencia.

La concesionaria afectada está ubicada en Ituzaingó
La concesionaria afectada está ubicada en Ituzaingó

Según el propietario, el atacante se tomó el tiempo primero de prender dos lonas que cubrían los autos para que el fuego se propagara al resto de los vehículos. "En los videos se ve cómo entra dos veces al playón para asegurarse de que se prendieran fuego los autos", contó.

Pero la rápida acción de Roberto evitó que el ataque pasara a mayores. El hombre alcanzó a llegar a tiempo y logró apagar el fuego. "No se dañó ningún auto, pero aún no entiendo por qué lo hizo. No tengo ningún indicio y no lo conozco al agresor", señaló el dueño.

Por lo pronto, el hombre le entregó todas las grabaciones a la policía y la fiscalía para ver si logran identificar al agresor. "Me sorprende todo esto. Aún no lograron identificarlo ni tampoco hicieron las pericias. Me pidieron los DVR y se los di", dijo.

Si bien el daño material no llegó a concretarse, Roberto se vio obligado a cerrar su negocio por miedo. Al ser autos en consignación, no puede asegurarles a los dueños que algo así no se va a repetir. "Cerré la concesionaria. Tengo que ir a la municipalidad para concluir el cese de actividades", lamentó el propietario.