Sergio Maldonado y Werther Aguiar se verán las caras en el juicio, que aún no tiene fecha
Sergio Maldonado y Werther Aguiar se verán las caras en el juicio, que aún no tiene fecha

El cuerpo de Santiago Maldonado apareció en un pozo del cauce del río Chubut el 17 de octubre de 2017. Werther Augusto Aguiar, médico legista de la Policía Federal, estaba en la morgue judicial de Esquel cuando el cadáver del joven tatuador, desaparecido hacía 78 días, entró allí para ser revisado por el juez del caso, Guillermo Gustavo Lleral, y la familia de la víctima.

Con su teléfono celular en mano, Aguiar tomó fotos que, aunque debían ser para uso confidencial de la causa, filtró inmediatamente a sus contactos. A las pocas horas, millones de teléfonos argentinos mostraban en sus pantallas una imagen desgarradora.

El médico policial está desde aquel momento procesado por el delito de revelar secretos y es altamente probable que su caso llegue a un juicio oral en Esquel, con fecha por ahora incierta. La novedad es que de ese debate público podrá participar Sergio Maldonado, hermano del joven de 28 años que murió tras un operativo de Gendarmería en la Pu Lof en Resistencia de Cushamen, porque se presentó como querellante días atrás.

La petición fue aceptada por el juez federal de Esquel, Guido Otranto, que investiga este caso, y quien fuera recusado por el propio Maldonado y apartado de la causa madre, la por entonces desaparición forzada.

Aguiar tenía un programa sobre salud en Radio Nacional de Esquel: se lo levantaron (Twitter)
Aguiar tenía un programa sobre salud en Radio Nacional de Esquel: se lo levantaron (Twitter)

La aparición de Maldonado en el expediente se da a pocas horas de la presentación de requerimiento de elevación a juicio que deberá hacer el fiscal federal subrogante de Esquel, Federico Baquioni, a cargo de la instrucción. En caso de vencer el plazo para este trámite, Otranto correrá el traslado a la defensa de Aguiar, que probablemente pida el sobreseimiento del imputado, a pesar de la enorme cantidad de pruebas en su contra.

Luego, el juez federal decidirá si se eleva o no a juicio. Fuentes judiciales adelantaron a Infobae que es más que probable que el debate se realice. Será en Esquel y existen altas chances de que el juez designado no sea otro que Lleral, quien, de todos modos, podría excusarse por estar vinculado al caso en otra causa. Para Maldonado, Aguiar "vulneró los derechos a la intimidad y a la dignidad humana".

"Me enteré por los medios que lo iban a procesar y me puse en contacto con un abogado para presentarme como querellante. Ahora nos entregaron el expediente y veremos qué pasos vamos a seguir. Quiero participar y que el médico no ejerza más y cumpla la sentencia. Lo que hizo de filtrar la foto del cuerpo de Santiago, como representante del Estado, desde adentro de la morgue es doloroso", comentó a Infobae Sergio Maldonado.

La causa se inició el mismo 17 de octubre por una denuncia de oficio del fiscal Carlos Richieri, quien presentó testimonios que apuntaban a Aguiar (52) como sospechoso de las filtraciones. Trece días más tarde, el médico fue abordado por agentes de la policía de Chubut, quienes le secuestraron el celular que llevaba encima.

Sergio y Santiago Maldonado, en los bosques patagónicos
Sergio y Santiago Maldonado, en los bosques patagónicos

Aguiar quiso engañar a los investigadores. Se anticipó al movimiento de la Justicia y entregó un celular que, luego se comprobó, no era el suyo sino de uno de sus hijos. Pero la mentira salió a la luz rápidamente. Si bien el teléfono del médico de la Policía Federal nunca apareció, hay decenas de pruebas en su contra, entre las que sobresalen testimonios y material fílmico de aquel 17 de octubre.

El era una de las cuatro personas autorizadas por Lleral para fotografiar el cuerpo de Maldonado, junto al perito de la familia de la víctima, Alejandro Incháurregui, el médico legista Ricardo Chevarlzk y el secretario del juzgado, Leonardo Barzini.

A partir de los testimonios de nueve personas que declararon ante la fiscal de Esquel Silvina Ávila (desde el 1º de marzo a cargo de la fiscalía federal de Comodoro Rivadavia), quedó claro que Aguiar mostró la foto que tenía en su teléfono para confirmarles a diversos contactos que el cuerpo hallado en el río Chubut, después de 78 días de búsqueda, era efectivamente el de Maldonado. Esos testigos contaron que, a pesar de haber alertado a su colega del problema en el que se estaba metiendo, al día siguiente comenzaron (como otros tantos de miles de argentinos) a recibir la foto desde teléfonos de diferentes lugares del país. La imagen había viajado a todos lados.

El policía Damián Stagliano recibió la foto, la borró inmediatamente y, según declaró, le dijo al médico que lo que hacía era un delito. Aguiar, que también relató a varios de sus amigos cómo ayudó a sacar el cuerpo del río, le respondió que lo sabía.

En el expediente figura que, a partir de lo que se evidenció en la filmación del trabajo hecho en la morgue de Esquel, Aguiar tomó cuatro fotos de Maldonado entre las 22:52 y las 23:15 de ese día.

Juez federal de Esquel, Guido Otranto (Nicolás Stulberg)
Juez federal de Esquel, Guido Otranto (Nicolás Stulberg)

"Se demostró que la actitud temeraria del imputado al difundir las fotografías implicó que se viralizaran en las redes sociales y llegaron a ser publicadas por algunos medios de comunicación en la mañana del 18 de octubre", consideró en el expediente la fiscal Ávila.

A pesar de la enorme cantidad de pruebas en su contra, Aguiar negó haber filtrado las fotos y aseguró, aunque nadie le creyó, que pocos días después del 17 de octubre perdió su teléfono, marca LG. Un oficio a la empresa telefónica contratada por el médico demostró que el hombre pidió la baja de su línea el 30 de octubre de 2017.

El caso va por un camino sin obstáculos al juicio. A partir de la participación de Maldonado como querellante, el hermano del joven muerto y el médico policial que filtró descaradamente la imagen del cadáver se verán las caras en los tribunales de Esquel.

Aguiar, en Villa La Angostura, subió esta foto a su cuenta de Twitter en enero pasado
Aguiar, en Villa La Angostura, subió esta foto a su cuenta de Twitter en enero pasado

De ser hallado culpable por el delito de "revelación de secretos", consignado en el artículo 157 del Código Penal, Aguiar podrá ser condenado como máximo a cuatro años de inhabilitación para ejercer sus funciones, y a dos años de prisión, por lo que, ya se sabe, no pisará una cárcel, puesto que la condena mínima para ese castigo es de tres años y un día.

Mientras tanto, el médico de la Policía Federal, que hasta su imputación tenía un programa de radio sobre salud en Radio Nacional Esquel, lejos de sentirse expuesto por el delito, mantiene una activa participación en sus redes sociales.

Seguí leyendo: