Ángel Martín C., “Colorín”, acusado de abusar de su propia sobrina.
Ángel Martín C., “Colorín”, acusado de abusar de su propia sobrina.

L. dibujó sin que nadie se lo pidiera durante una clase sobre violencia de género en julio de 2017 en su escuela de Lomas de Zamora. Se dibujó a ella misma, llorando. "Vamos a la cama ya", le dice un hombre adulto, la figura frente a ella en la hoja blanca. "No quiero", responde ella.

En la parte superior del papel, L. escribió: "Lo que pasó: se bajó los pantalones y me violó. No se lo quiero decir a mi mamá porque me va a pegar muy feo y me va a poner en penitencia".

L. tenía 7 años en aquel entonces. El hombre en la hoja de papel no era otro que su tío materno.

Así, las autoridades del colegio llamaron a su mamá.

"Me dijeron que necesitaban hablar conmigo y pensé que me iban a hablar de una nota de una materia. No me imaginé que me iban a decir lo que había dibujado", cuenta a Infobae Lucía, la madre de L. "Volvíamos del colegio y le pregunté qué pasó. Me dijo que 'Colorín' –así apodan a su tío- le apoyó el pene, que ella sintió que le mojaba la cola. También me dijo que le metió el pene en la boca".

Inmediatamente, Lucía denunció a su propio hermano en la Justicia, con un expediente en la UFI N°9 de Lomas de Zamora especializada en delitos sexuales y trata de personas, a cargo de María Delia Recalde.

El acusado, Ángel Martín C., tiene 41 años: vivía en la misma casa que Lucía y sus hijas en José Mármol. Se quedaba con las nenas cuando la mamá se iba a trabajar y tenía una relación muy cercana con L., la mayor.

El supuesto abuso habría ocurrido en 2015; un año después Lucía se mudó a Lomas de Zamora con su marido y sus hijas. Para L., no era fácil ver a su tío.

Un fragmento del dibujo que L. hizo en clase.
Un fragmento del dibujo que L. hizo en clase.

"Mi hermano nos visitaba cada tanto. Cada vez que él llegaba, mi nena se iba para adentro. Cuando ella contó lo que él le había hecho llamé a mi otra hermana y le dije que no quería volver a verlo", explica la mamá de L. Un día después de la denuncia, a "Colorín" le impusieron una restricción perimetral para que no se acercara a la casa ni a la nena.

Hoy, el tío está formalmente imputado por abuso sexual de una menor en la causa que investiga la UFI N°9.  Según el informe médico, la nena no presentaba signos de acceso carnal al momento de la revisión médica, pero sí presentaba síntomas compatible con un posible abuso en el informe psicológico: signos de inhibición, silencio y angustia son algunos de los indicios que observaron los especialistas.

L. y su tío en el dibujo que hizo en clase.
L. y su tío en el dibujo que hizo en clase.

La declaración de L. en cámara Gesell llegó en octubre de 2018, donde contó lo que habría sufrido. Según el informe preliminar, no detectaron identificadores de fabulación en su relato y lo observaron "altamente probable o creíble". 

Fuentes judiciales de Lomas de Zamora anticiparon a Infobae que están a la espera del informe final de la cámara Gesell para definir la situación procesal del imputado, que podría resolverse en los próximos días.

Hoy, L. tiene 10 años y, desde que presentaron la denuncia en 2017 recibe tratamiento psicológico. Según cuenta su mamá "dejó de ser tan introvertida y está mucho mejor".

La Justicia nunca ordenó la prisión preventiva para "Colorín": su tío, mientras tanto, sigue en libertad.

por Larisa Serrano

SEGUÍ LEYENDO