(Maximiliano Luna)
(Maximiliano Luna)

El Ministerio del Interior, por intermedio de la Dirección Nacional de Migraciones, dispuso la inmediata expulsión y prohibición de reingreso al país con carácter permanente de un hombre de nacionalidad boliviana que había sido condenado por un abuso sexual.

José Montaño, residente en Chubut, fue condenado por la Justicia a la pena de 6 de años de prisión por ser autor material del delito de "abuso sexual con acceso carnal en concurso real con abuso sexual simple agravado por el vínculo". El hombre había violado y lesionado a su ex concubina y también había abusado de una de sus hijas.

La retención del hombre, dispuesta por la Justicia, fue instrumentada por la Prefectura Naval y el personal de Migraciones de la Delegación Puerto Madryn, quienes concurrieron a detenerlo en su domicilio.

La expulsión fue coordinada por la Dirección de Extranjeros Judicializados de la DNM y se concretará a las 23.10 de este viernes en un vuelo con destino a la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra desde el Aeroparque Jorge Newbery. Estará a cargo de personal de la División Asuntos Migratorios de la Policía Federal, fuerza de seguridad que acompañará a Montaño hasta su destino.

En un nuevo intento de endurecer la política migratoria de la Argentina, Infobae anticipó que el Gobierno prepara una batería de medidas previstas para expulsar a los extranjeros que cometen delitos, crear un fuero especial para atender los casos de inmigrantes y establecer un mayor seguimiento a los casos de delincuentes que no hayan sido radicados en el país.

El titular de la Dirección Nacional de Migraciones, Horacio García, señaló que "en la Argentina se hará cumplir la ley para que todos aquellos extranjeros que tengan una condena firme sean expulsados de inmediato del país".

Se estima que hay más de 2.200 extranjeros en condiciones de ser expulsados por haber cometido delitos aunque muchos de estos aún deben cumplir el debido proceso según datos del Servicio Penitenciario Bonaerense. El 40% de estos ya fueron condenados, aunque no han cumplido aún con la mitad de la pena. Así, se prevé que en condiciones inmediatas de ser deportados hay unos 300. A estos se les solicitará el pedido de expulsión a la Justicia con lo cual ese trámite puede demorar.

En este contexto, el director de Migraciones detalló que a nivel nacional "hay 101 personas que han cometido delitos y que van a ser expulsadas del país cuando las ubiquemos; 253 que infringieron la ley migratoria y también serán devueltos a su país y lo mismo con 600 más que se les va a solicitar la retención por delitos o infracciones a la Ley de Migraciones".