En la noche del lunes pasado, al menos dos vacas saltaron del camión jaula que las trasladaba al Mercado de Hacienda de Liniers luego de que este chocara con otro vehículo. Una de ellas corrió entre los coches en medio de la autopista Dellepiane, mano a Capital mientras que la otra fue capturada de inmediato. Alguien filmó la escena con su teléfono, y las imágenes de la desesperada carrera pronto se viralizaron en las redes.

Avisados de esa situación, y ante versiones que decían que las vacas eran tres, activistas por los derechos de los animales de la Fundación Amora y del Refugio Lxs Salvajes se comunicaron con la fiscalía de turno para pedir autorización para proceder con el rescate, como suelen hacerlo ante casos de un animal en riesgo, y llamaron a un veterinario para que constatara el estado de la vaca.

Pese a que ni el veterinario, el fiscal ni el batán llegaron, efectivos de la Policía de la Ciudad enlazaron a la vaca, la tumbaron y ataron a un árbol. En ese momento, algunos uniformados decidieron tomarse fotografías en medio del operativo y hasta hacer poses al estilo cazador pisando el cuerpo del estresado animal.

La selfie de los efectivos pisando al animal generó la indignación de los usuarios de las redes.
La selfie de los efectivos pisando al animal generó la indignación de los usuarios de las redes.

Momento después, llegó una pala cargadora Bobcat que cargó a la vaca como si fuera un objeto inanimado. El animal fue arrastrado varios metros con el hocico rebotando contra el asfalto caliente.

En ese momento, los gritos desesperados de los activistas y el accionar de la fuerza generaron momentos de tensión, que se incrementaron a medida que la transportadora avanzaba a pesar de que la cabeza del animal continuaba rebotando contra el cemento.

Consultada sobre el material fílmico, la abogada Margarita Charrière, especializada en derecho animal, aseguró a Infobae que "lo que hicieron los efectivos fue violar la Ley 14.346 de maltrato animal en su artículo 3 inciso 7, la cual pena los actos de crueldad, el causarles torturas o sufrimientos innecesarios a los animales".

La abogada además sostuvo que los animales vivos de ese porte deben ser trasladados exclusivamente en batanes (como el que esperaban los activistas) o en camiones tipo jaula, como del que escaparon las vacas; y no en vehículos de carga como el del video, que fue custodiado por los policías.

Algunos efectivos se tomaron selfies durante el procedimiento de captura de la vaca que saltó de un camión jaula en Lugano.
Algunos efectivos se tomaron selfies durante el procedimiento de captura de la vaca que saltó de un camión jaula en Lugano.

Por su parte, la comisaría que participó en el procedimiento policial informó en un parte: "Es de destacar que gracias al profesionalismo del personal policial, no hubo que lamentar personas o animales lesionados, ni daños materiales salvo los móviles policiales que intervinieron con el fin de evitar un mal mayor", señalaron en un escrito tras la consulta de Infobae.

En referencia al transporte utilizado en el que el animal iba a veces colgando y otras arrastrado, informó que se trató del "único medio y más acorde, según los encargados, para realizar dicha tarea, informando que el animal no sufrió ningún tipo de lesión ya que ejercieron la fuerza mínima para inmovilizarlo y trasladarlo".

"Posteriormente -sigue el texto oficial- personal del Mercado de Hacienda traslado al bovino cargándolo con el vehículo Bobcat a un camión con caja tipo jaula y con puertas de aperturas laterales".

Gritos desesperados e impotencia de los activistas: "¡Bajá a la vaca!"

El momento en que la vaca era llevada fue transmitido en vivo por la página de facebook de la Fundación Amora.

Los gritos desgarrados de una de las mujeres que participaba del rescate fueron estremecedores: "¡Vinimos a pedirla! ¿Con qué autorización se la llevan?", reclamó por el animal que iba a ser llevado a un refugio de animales y pidió desesperada mientras la cabeza golpeaba contra la calle: "¡Bajá la vaca!".

Las imágenes de la transmisión se viralizaron de inmediato y la tensa situación entre activistas y la policía generó repudio.

"La vaca estaba maniatada, no era la forma de trasladarla. Pusimos a disposición un veterinario y un batán pero pasaron por encima nuestro", señaló a un medio local Emiliano, uno de los activistas, que quedó demorado al menos una hora para que no siguiera el camino del animal, acusado de resistencia a la autoridad.

"Nos tiraron la pala encima, casi nos pisan, a mí me pegó un policía que nunca se identificó", detalló Emiliano y cerró: "Sólo queríamos salvar a alguien que había luchado por su vida".

Durante la tarde del miércoles, Emiliano presentó una denuncia contra los efectivos que participaron del operativo por infracción de la Ley 14.346 en su articulo 3 inciso 7 por causar sufrimientos innecesarios en la forma que trasladaron a la vaca, el mismo artículo que mencionó la abogada Charriere.

SEGUÍ LEYENDO: