La cancha de barrio donde casi ocurrió la tragedia
La cancha de barrio donde casi ocurrió la tragedia

Un partido de fútbol entre amigos en un humilde barrio de Rosario casi finaliza en una tragedia. Un joven de 16 años fue baleado en una pierna a raíz de una pelea que se originó en el medio de la actividad meramente recreativa. El chico, llamado Jeremías, se encuentra en reposo en su hogar y todavía no se sabe si podrá volver a jugar.

El hecho ocurrió el domingo por la tarde en una cancha ubicada en la avenida Pujato y la calle Tarragona, en el barrio Hostal del Sol. Jeremías, un talentoso futbolista amateur de la zona, había sido invitado a jugar un partido con hombres de 30. Las grandes cualidades técnicas llevaron al adolescente a acostumbrarse a jugar partido junto a personas mucho mayores en la zona.

Según su madre, Nilda, la vida de su hijo gira alrededor del fútbol. Consume el deporte en la TV y en los dispositivos móviles y juega con sus amigos o conocidos cada vez que puede.

Poco después de las tres de la tarde del domingo, en el partido en el que participaba Jeremías había aumentado la tensión. Fue entonces cuando una patada muy violenta desencadenó el caos. En un principio se desató una pelea entre los futbolistas dentro de la cancha, hasta que se sumaron los testigos que presenciaban el encuentro.

Según el relato de los testigos, se escucharon al menos diez disparos de un arma de fuego en el momento más crítico de la pelea. Asimismo, la preocupación mayor se produjo cuando se vio caer a Jeremías al suelo, mientras se retorcía del dolor y se agarraba la pierna derecha.

Al constatar la gravedad de la situación, se llamó al servicio de emergencias, que derivó al adolescente al hospital de emergencias Clemente Álvarez.

"Yo estaba en mi casa y tuve que salir corriendo cuando me avisaron lo que había pasado. Yo sé que le dispararon en la pierna porque juega bien. Lo hicieron con maldad y ensañamiento, para que no juegue más. Y deben pagar por eso", le dijo Nilda, la madre, al diario rosarino La Capital.

La lesión de Jeremías se produjo cerca de su rodilla derecha y afectó algunas articulaciones y ligamentos. Tuvo un orificio de entrada y otro de salida.

La familia realizó la denuncia en la Comisaría Sub 21, que se encuentra a dos cuadras de la cancha donde ocurrió el incidente. Si bien todavía no hubo ningún detenido por el hecho, la familia y amigos del joven aseguraron que ya tienen identificado al autor de los disparos.

"Mi hijo fue a jugar al fútbol y volvió con un tiro. Esta es la sociedad de mierda en la que vivimos", concluyó la madre del adolescente.

SEGUÍ LEYENDO: