(Ministerio de Justicia de la provincia de Buenos Aires)
(Ministerio de Justicia de la provincia de Buenos Aires)

La nueva Unidad 57 del Sistema Penitenciario Bonaerense, ubicada en Campana, alojará a unos 600 jóvenes de entre 18 y 21 años. Allí los detenidos recibirán una formación intensiva en oficios, educación formal, sexual y reproductiva, también se pondrá un fuerte énfasis en la asistencia a las adicciones.

Para este proyecto, que comenzará a funcionar en los próximos meses, 259 guardias y 59 oficiales recientemente recibidos están siendo capacitados específicamente en el marco del Programa Integral de Asistencia y Tratamiento para Jóvenes Adultos (PIATJA), en Derechos Humanos en contexto de encierro, justicia restaurativa, juventud y delito, consumos problemáticos y violencia, y en salud mental. Durante este mes, transitarán la etapa de especialización en estrategias asistenciales y tratamentales.

Todo se enmarca en un nuevo paradigma en la lucha contra la inseguridad. En este establecimiento carcelario serán alojados jóvenes adultos con penas menores a cinco años, detenidos por delitos relacionados con el robo, hurto o encubrimiento, y que firmen un acta de conformidad para ingresar al Programa por la cual aceptarán la obligatoriedad de asistir regularmente a las actividades educativas y laborales dentro del penal.

Según informaron desde el Ministerio de Justicia, con el objetivo de sacarlos del circuito delictivo y mejorar la seguridad ciudadana, "los jóvenes serán asistidos para que proyecten y planifiquen objetivos realistas y adquieran conocimientos en la Unidad Carcelaria, en un tiempo que será de formación intensiva en oficios y educación formal".

En ese sentido, el ministro de Justicia, Gustavo Ferrari, explicó que "esta Unidad pondrá foco en la plena ocupación de sus residentes con un abordaje asistencial intensivo". Y agregó: "Es una decisión de la gobernadora María Eugenia Vidal dar una segunda oportunidad a los jóvenes en conflicto con la ley, por eso el objetivo es que los allí alojados reciban educación y capacitación laboral".

Cada módulo tendrá un sector de escuelas con aulas y talleres, donde se ofrecerá el nivel primario y secundario de educación y cursos de formación laboral en reparación de PC, informática y programación, herrería, carpintería, mecánica de motos y reparado de calzados, impresiones en 3D y panadería, entre otros.

Además, en cada pabellón habrá huertas autosustentables y los internos llevarán a cabo actividades de reciclado de residuos.

Según datos oficiales, en el ámbito del SPB se encuentran privados de libertad 3402 internos jóvenes adultos, de los cuales un 6 por ciento tienen 18 años, 18 por ciento 19 años, 33 por ciento 20 años y 43 por ciento 21 años.