"Estamos con una toma de rehenes acá en San Nicolás, en Sanidad. Tenemos tres rehenes por una situación que nos pasó acá en el servicio. El servicio no nos dio respuesta, nos dejó a la deriva, no nos dio ningún resguardo físico. De acá salimos mal". 

Así comienza la comunicación entre Jorge Gabriel Mendoza, uno de los presos que encabezó la toma de rehenes en la cárcel de San Nicolás y un hombre de afuera, que sería un periodista, en la que el interno pide ayuda y exigencias para terminar con la situación.

Según informaron fuentes de las fuerzas de Seguridad tres internos de la Unidad N° 3 de la cárcel de esa ciudad bonaerense tomaron de rehenes este jueves a tres empleados del penal. Aparantemente ocurrió porque habría sucedido un hecho de violación contra uno de los presos y a los captores les pasaron la información de que se iban a vengar. 

"Lo único que queremos es salir bien y la única manera de salir bien es que ustedes estén presentes porque sino a nosotros nos van a matar", continúa el diálogo.

Acorde a lo que dice Mendoza, al lugar se acercó el director y agentes del Servicio Penitenciario Federal, pero ellos no querían finalizar la toma hasta que no fueran "el juez, el fiscal y los medios de comunicación".

Además Mendoza, los otros dos internos fueron identificados como Marcos Facundo Andrade, de 26 años y Carlos Armando Escobar (25). Todos son oriundos de San Pedro y estaban armados con facas.

Según informaron desde el Servicio Penitenciario, ellos se rehusaron a ser trasladados a otra unidad. Por este motivo se rebelaron en el sector de sanidad y decidieron tomar de rehenes a un médico, un enfermero y un guardiacárcel.

Tras dos horas de tensión, los captores se entregaron. La toma terminó pasadas las 18:30. No hubo heridos. Fuentes del caso comunicaron a Infobae que "las víctimas no sufrieron ningún corte o herida, pero están recibiendo asistencia psicológica por el "shock emocional" de lo vivido.