El empresario junto a su esposa
El empresario junto a su esposa

Los asesinos del empresario Abel Leonardo Espósito, quien fue torturado y asesinado por cinco delincuentes que lo asfixiaron con un toallón y agua en su casa de la localidad bonaerense de Bernal, fueron identificados por la policía y son intensamente buscados, confirmaron fuentes provinciales a Infobae.

El primer gran avance en la investigación se dio gracias a una cámara de seguridad ubicada en la propiedad de un vecino de la víctima y -según pudo saber este medio- las autoridades también investigan a alguien cercano al empresario para determinar si el hombre fue "entregado" a los asesinos.

Espósito, de 51 años, fue atacado el domingo hacia las 23 horas por los delincuentes que lo estaban esperando en su casa de la calle Avellaneda al 100, a unos 250 metros de la comisaría 2da. de Quilmes, en pleno centro, justo cuando regresaba de sus vacaciones en la ciudad uruguaya de Punta del Este. Después de dejar el auto en el garaje, ingresó a la casa y lo abordaron.

Murió entre las últimas horas del domingo y el comienzo del lunes (Alejandra Ianni/Facebook)
Murió entre las últimas horas del domingo y el comienzo del lunes (Alejandra Ianni/Facebook)

Primero, lo encerraron en un cuarto junto a la empleada doméstica y después de un rato, se lo llevaron hasta un baño, donde lo torturaron por más de una hora para exigirle que les entregara "un maletín gris". El hombre les dijo en todo momento que no lo tenía, pero no fue suficiente. Los asesinos se ensañaron y finalmente murió ahogado. La autopsia confirmó que una "asfixia mecánica" fue la causa del fallecimiento  y que tenía "líquido en los pulmones".

Un dato que llama la atención es que los delincuentes no se llevaron nada. De hecho, en la vivienda encontraron sobre una cama una buena suma de dinero, objetos de valor y joyas, lo que refuerza la hipótesis de que hubo un entregador y por eso ahora investigan a alguien del entorno de la víctima.

El empresario con su familia en un viaje por Europa (Alejandra Ianni/Facebook)
El empresario con su familia en un viaje por Europa (Alejandra Ianni/Facebook)

Espósito, dueño de una curtiembre del Parque Industrial de Avellaneda, convivía con su esposa, Alejandra Ianni, sus hijos Abel (22) y Ernestina (21), quienes no estaban al momento del hecho. Horas antes del crimen, el hombre estaba pasando algunos días de descanso en la costa uruguaya junto a su mujer y su hija, pero decidió volver solo para atender algunas compromisos relacionados con el negocio.

Pertenecía a una familia muy tradicional en la zona sur. Adrián, su hermano, es secretario administrativo de Independiente, mientras que su padre, también llamado Abel, fue presidente de la Unión Industrial de Avellaneda y dos veces candidato a presidir el club. "Acompañamos a su familia y seres queridos en este duro momento", señalaron desde la entidad deportiva. La causa quedó a cargo del fiscal Leonardo Sarra, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 del Departamento Judicial Quilmes.

Seguí leyendo