(Wikipedia)
(Wikipedia)

En la Justicia federal porteña no sólo se tramitan expedientes de casos de corrupción del gobierno actual, del anterior o del anterior al anterior. No todo lo que sucede en el edificio de Comodoro Py está relacionado con el Caso Cuadernos o el Caso Correo.  A los despachos de los jueces federales también llegan otras causas con menos repercusión pública.

Una de ellas se inició la primera semana del último mes de 2018. El 7 de diciembre, apenas pasadas las 14 Y.V., un ciudadano haitiano de 46 años que vive en Jujuy al 900 de la ciudad de Buenos Aires, entró a la embajada de su país en la avenida Figueroa Alcorta al 3200.

Hasta ese momento nada hacía presumir lo que iba a suceder minutos después. Dijo que iba a realizar un trámite. Le pidió a la recepcionista hablar con el embajador. Cuando le dijeron que  primero debía entrar en contacto con la secretaria del embajador comenzó a filmar y a sacar fotos con su celular. Cuando la recepcionista le dijo que no podía usar el teléfono dentro de la embajada le gritó "Calláte o te mato a golpes…". Luego lo atendió la secretaria privada del embajador quien le pidió que le mostrara los papeles que había llevado para realizar el trámite. Ante la negativa empezó a ponerse un poco más violento.

Ante la vehemencia de Y.V.  le avisaron al embajador haitiano en la Argentina  Guy Metayer quien bajó desde su despacho para atender  a su ofuscado conciudadano que -para entonces-  había comenzado a romper cosas en la recepción.

El embajador le pidió de manera diplomática-nunca mejor dicho- que se retirara, pero Y.V.(cuya identidad Infobae no publica) no le hizo caso y le contestó con un par de piñas y un empujón en el pecho.

El embajador se refugió en su oficina para llamar a la policía mientras Y.V. lo perseguía con un palo. Golpeaba la puerta del despacho del embajador al tiempo que rompía muebles y vidrios. Un chofer de la sede diplomática que intentó interceder recibió un sillazo en la cabeza.

Finalmente llegó la Policía de la Ciudad y el agresor  fue detenido. El caso quedó a cargo del juez federal Sergio Torres quien luego de la indagatoria ordenó un peritaje de Y.V. que fue realizado por el Cuerpo Médico Forense.

Cuando fue indagado y se le preguntó por sus condiciones de vida afirmó: "Soy abogado, tengo un doctorado en Derecho del Consumidor en la UCA, una maestría en docencia universitaria en la UAI, una diplomatura de Relaciones Internacionales en la UAI y un máster en Ciencias Políticas en Francia en el Centro de Estudios Diplomáticos y Estratégicas de París. Soy pastor también, tengo una licenciatura en Teología". Y cuando le consultaron si tenía procesos penales abiertos contestó que tenía "un montón". Fue asistido por un defensor oficial y se negó a declarar.

El estudio que le hicieron, según explicaron fuentes judiciales a Infobae, determinó que Y.V. presenta  "síntomas y signos de alteraciones psicopatológicas que configuran un síndrome delirante, por lo tanto desde el punto de vista médico legal sus facultades mentales se encuentran alteradas y condicionadas por el presente cuadro de alteración morbosa de las facultades mentales superiores en evolución actual y sin aptitud para sujetarse a proceso penal".

El informe agrega que "el imputado presenta un síndrome delirante al menos desde el año 2013 y que el mismo no posee conciencia de su trastorno mental. Explicó también que el brote psicótico suele disparársele cuando considera que no se le respeta un derecho y que su sistema ideativo delirante se vincula a su nacionalidad". Fue por ello que el último de los brotes sucedió dentro de la embajada.

Debido al estado de salud mental de Y.V., Torres lo declaró inimputable y le  dictó el sobreseimiento. Además ordenó la internación del haitiano en el Hospital Borda-tal como recomendó el médico que hizo el estudio- donde se encuentra alojado desde hace unas semanas.