Fernando Bustince, condenado por abusar de sus hijos, libre hasta hoy.
Fernando Bustince, condenado por abusar de sus hijos, libre hasta hoy.

Un hombre viola a sus tres hijos menores de edad. Además, golpea a su mujer. Recién ocho años después de la primera denuncia va a juicio y lo condenan solo a cinco años de cárcel. Así y todo, dos jueces del tribunal deciden que permanezca en libertad hasta que la condena quede firme.

Mientras tanto, el violador vive al lado de sus hijos y ellos tienen que encontrarlo permanentemente a pesar de una restricción perimetral. El hombre, un profesional médico, hasta trabaja en la misma clínica que la madre de sus hijos. Pasan cuatro años, finalmente la condena queda firme. No alcanza: el hombre sigue en libertad.

Esto es un resumen de la situación de Fernando Bustince, el oftalmólogo condenado en 2014 por el Tribunal Oral N°5 de Quilmes por el abuso sexual agravado de sus hijos y que aún no fue detenido ni un solo día. No solo eso: rompe permanentemente la perimetral que le fue impuesta.

Su hijo mayor y su víctima, Santiago, expuso la situación en redes sociales y comenzó una catarata de menciones y retuits en apoyo de su situación y de sus hermanos. Santiago, hoy de 24 años, dio su testimonio a este medio el viernes pasado: "Nos arruinó la vida, lo condenaron y lo tengo que ver todos los días. Cuando vamos al gimnasio, cuando caminamos por el barrio".

Infobae recorrió los tribunales de Quilmes donde tramita la causa y pudo confirmar que luego de la sentencia en primera instancia hubo dos confirmaciones más: primero de la Cámara de Casación y luego de la Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires. Se le rechazó el recurso extraordinario federal que es el último recurso para acceder a la Corte Nacional. Su defensa interpuso una queja al máximo tribunal argentino por la denegatoria.

Cuando se conoció el fallo de la máxima autoridad penal provincial en 2016, se realizó un nuevo pedido de detención por parte del fiscal del expediente. Nuevamente el tribunal en un fallo dividido ordenó que quede en libertad, esta vez, hasta que se expida la Corte Suprema de Justicia de La Nación.

Hasta la mañana del lunes, se encontraba "a despacho", es decir que aún no fue ni siquiera tratado.

Santiago, hijo de la víctima y estudiante de medicina, que decidió exponer a su padre públicamente.
Santiago, hijo de la víctima y estudiante de medicina, que decidió exponer a su padre públicamente.

En 2017, sucedió un hecho insólito. El oftalmólogo se presentó en los tribunales de Quilmes con muletas y un dudoso certificado de discapacidad. ¿Cual era la intención? Pedir su detención domiciliaria para empezar a cumplir su pena en el country donde vive.

"Cuando lo vimos con muletas nos pareció muy extraño. Por eso solicitamos que sea examinado. Solicitamos a la Asesoría Pericial de Quilmes que lo revise. El médico fue contundente: dijo que las muletas eran un accesorio decorativo y que era un hombre sin ninguna discapacidad", señala una alta fuente provincial.

Una vez que estuvo listo el resultado de la pericia se volvió a solicitar la detención del oftalmólogo. Nuevamente con fallo dividido se ordenó que no vaya a la cárcel.

La única magistrada del Tribunal Oral N°5 que en todas las instancias votó a favor de restringirle la libertad a Bustince fue la jueza Mónica Rodríguez, que tuvo la misma decisión en un caso similar. En cambio los jueces Gustavo Farina y Juan Martín Mata sistemáticamente votaron para que no se lo detenga. El argumento del Tribunal fue la presunción de inocencia.

Además, la doctora Rodríguez solicitó que se inicie una investigación para saber dónde consiguió el certificado de discapacidad presuntamente trucho. Pasaron dos años y aún no hay noticias al respecto.

Entonces, ¿por qué tantos aparentes beneficios a Fernando Bustince?

El abogado Juan Pablo Gallego, que lideró la histórica querella contra el cura Julio César Grassi y representa a las víctimas del oftalmólogo, asegura que se trata de un hombre con mucho dinero y mucha influencia en el Poder Judicial de Lomas de Zamora: "Cuando tomé la causa antes del juicio alguien me dijo 'no te metas, Bustince es intocable'. Es evidente que tienen una influencia muy poderosa y por eso aún está libre. Su padre fue juez muchos años. Además la hermana del violador es actualmente funcionaria en un juzgado de menores".

Imágenes del escrache a Bustince en el barrio cerrado Fincas de Iraola de Berazategui.
Imágenes del escrache a Bustince en el barrio cerrado Fincas de Iraola de Berazategui.

Mientras todo esto pasa en el fuero penal quilmeño, los hermanos que sufrieron en carne propia el infierno de la mano de su padre no pasan un día de su vida sin pensar en lo que les hacía.

Sufren más aún cuando recuerdan aquellas jornadas en las que la Justicia los obligaba a verlo dentro de un juzgado para reconciliarse a pesar de que ya existían las denuncias por violación: "Nos sacaban del colegio y nos obligaban a ir. Nosotros no queríamos. Nos encerraban en una habitación a nosotros tres con él y una asistente social. Una vez se puso violento con la profesional. La pasábamos muy mal", cuenta Santiago.

"Me acuerdo de una jueza, que no quiero decir su nombre, que me llamó 'extraoficialmente' a su despacho para decirme que recapacitara, que mi papá no era tan malo, que todos los padres son enojones, que son cosas que siempre pasan en una familia. Querían convencernos. La Justicia nunca nos creyó ni nos cree. Siempre se burlaron de nosotros. Siempre quisieron ayudarlo a él", señala.

En las últimas horas, y con el empuje mediático que tuvo la causa, la querella de la familia volvió a solicitar la inmediata detención del detenido.

Santiago, mientras tanto, se prepara para rendir su último final y así recibirse de médico: "Mi papá es conocido como el doctor Bustince y cuando me reciba mañana yo también voy a ser llamado igual. No pienso cambiarme el apellido. Quiero demostrarle a todos que yo no soy como él. Que mi mamá me enseñó a ser un hombre de bien. Quiero demostrarles que el verdadero doctor Bustince es una buena persona", asevera.

Mientras tanto, los vecinos del barrio Fincas de Iraola donde vive el médico se manifestaron anoche en la entrada del lugar para exigir que sea expulsado.

SEGUÍ LEYENDO