Dos de los tres hinchas del club All Boys que fueron detenidos el miércoles por el ataque a la policía de la ciudad tras el partido de fútbol con Atlanta seguirán presos por orden de la jueza penal, contravencional y de faltas de la ciudad María Cristina Nazar.

Fuentes judiciales informaron a Infobae que la magistrada le dictó la prisión preventiva de los acusados, mientras que el tercero fue liberado. Fue a pedido del fiscal Juan Rozas, quien consideró que en libertad, los hinchas podían entorpecer la investigación por su posible vínculo con el resto de los hinchas que agredieron a la Policía y que podía fugarse por la expectativa de la pena alta que podrían recibir en caso de ser condenados.

Quienes seguirán presos son Cristian Altamirano y Sandro Fernández que aparecen en una filmación que aportó la policía agrediendo a oficiales. En tanto, Darío Pizarro recuperó su libertad porque en ninguna filmación se lo identificó, a pesar que la policía señaló en el acta que había atentado con la fuerza. Altamirano y Fernández serán trasladados hoy a una cárcel federal.

Los tres se habían negados ayer a declarar. El fiscal los acusó de los delitos de daño agravado, lesiones y atentado y resistencia a la autoridad agravada.

"Estoy conforme con la decisión de que sigan detenidos porque era lo que yo pedí en virtud de la gravedad del hecho, la cantidad de daños agravados y la violencia ejercida sobre la policía. Ahora el trabajo está abocado a identificar a más personas que participaron de los hechos", le dijo a Infobae el fiscal Rozas tras la audiencia con la jueza Nazar en la resolvió que dos de los acusados sigan detenidos.

El miércoles a la tarde la barra brava de All Boys atacó a la policía de la ciudad que custodiaba el clásico que en el barrio de Floresta juraron el local y Atlanta sin público visitante. Atlanta ganó 3 a 2 y la barra de All Boys buscó atacar a los dirigentes y los allegados a Atlanta que estaban en el lugar y que debieron protegerse en el vestuario. Luego, los hinchas locales atacaron a la policía. Quince oficiales fueron heridos y tres personas detenidas.

Por la noche, la Fiscalía clausuró el estadio "Malvinas Argentinas" que fue allanado en busca de computadoras, server y carnets de socios. El objetivo era contar con información de personas vinculadas al club para intentar identificar a otras personas que participaron de los incidentes.

El hecho tiene dos causas. Una penal en la que está siendo investigada la barra. Y el fiscal Rozas abrió otro expediente por la contravención de "omisión de recaudos". En esa causa la Fiscalía buscará determinar si los dirigentes de All Boys fueron negligentes en la seguridad que debían tener sus pares de Atlanta. "La causa contra los dirigentes es incipiente y vamos a citar a los de Atlanta para que declaren", dijo el fiscal Rozas.

El estadio de All Boys sigue clausurado y la Fiscalía presentará en los próximos días un pedido a la jueza Nazar para que la medida se mantenga.

Seguí leyendo: