La constancia del hospital que indicaba que la criatura era una nena: un error.
La constancia del hospital que indicaba que la criatura era una nena: un error.

El nacimiento de Agustín Ledo a mediados del mes pasado en el Hospital Mariano y Luciana de la Vega en Moreno había sido noticia por la denuncia que en ese momento habían realizado sus padres, Daniel Ledo y Eliana Meneces, de 24 y 20 años de edad.

Ante la Justicia, Daniel y Eliana aseguraron en la UFI N°8 de la jurisdicción a cargo de la doctora Gabriela Urrutia que en un primero momento desde el nosocomio les dijeron que su bebé, nacido tras 33 semanas de gestación, era una nena.

Así, terminaron convencidos de que no se trataba de "Agustín" sino de "Agustina". Sin embargo, días después, y mediante un estudio de ADN, se confirmó que el bebé era un varón y de que se había tratado de un error administrativo de la clínica.

Según informaron fuentes del hospital, el bebé había estado internado en observación hasta el pasado 12 de noviembre cuando fue dado de alta y entregado a sus padres. Hasta aquí, todo marchaba normal en cuanto a la salud del niño.

Tres días más tarde, el jueves pasado, los padres asistieron con el chico para un control en el mismo hospital donde había nacido y nuevamente las señales médicas fueron óptimas.

La madre y la abuela del bebé fallecido.
La madre y la abuela del bebé fallecido.

Sin embargo, la tragedia sobrevino en las primeras horas de este lunes. A las 6 de la mañana, ambos padres ingresaron al De La Vega en un estado de shock absoluto con su bebé en brazos al grito de "¡esta frío, está frío!".

Cuando los médicos intentaron realizar las maniobras de reanimación  notaron que nada podía hacerse: Agustín llevaba varias horas fallecido.

Automáticamente se realizo la denuncia y comenzó a trabajar la UFI N° 1 de Moreno a cargo del doctor Leandro Ventricelli, que ordenó tomarle declaración a ambos padres.

El cuerpo del niño ya fue trasladado desde el hospital a la morgue de General Rodríguez donde se realizará la autopsia mañana martes a primera hora.

En la casa de los Randall en el partido de Moreno, todo es desolación y consternación. "Los dos papas están muy mal, medicados. Daniel, el padre, se quiso suicidar. Se lastimó con un cuchillo. Pudimos frenarlo a tiempo. No lo podemos creer. Ayer estuvimos todo el día con el nene. No había ningún problema. Y hoy nos despertamos con esto", dice Adriana, la abuela de Agustin.

"Cuando llegue al hospital se llevaron a mi bebé y al rato me dijeron que estaba muerto. Entré corriendo y lo sostuve en brazos. Le preguntaba 'por qué me dejas'. Después vino una doctora y me lo saco de los brazos. No puedo más", dijo con los ojos llenos de lagrimas Eliana, la mamá de Agustín al programa El Diario de Mariana. Poco después, una enfermera del barrio le tomaba la presión.

Según informaron a Infobae fuentes judiciales, en las próximas horas se ordenarán exámenes físicos y psicológicos a los padres. Además, es clave conocer cuáles son las causales de muerte. Ese dato estará disónible mañana en horas de la tarde cuando termine la autopsias al cuerpo del niño.