Los detenidos por los atentados anarquistas ocurridos esta semana en el cementerio de la Recoleta y en la casa del juez federal Claudio Bonadio se negaron hoy a declarar en los tribunales de Comodoro Py y dos de ellos fueron liberados.

Fuentes judiciales informaron a Infobae que quienes recuperaron su libertad fueron el tío de Marcos Viola, el hombre que dejó un artefacto explosivo debajo de la camioneta del juez Bonadio, y una mujer -madre de cinco hijos- que vivía en la vivienda de la calle Pavón, lugar donde habitaban o solían frecuentar quienes fueron detenidos en los atentados.

Solo esas dos personas declararon ante el juez Julián Ercolini y negaron tener algún tipo de vínculo con los atentados y con alguna agrupación anarquista. La mujer vivía con sus hijos en el inmueble de la calle Pavón pero en un piso distinto en el que fueron encontrados explosivos y herramientas similares al que se usaron en los atentados. En tanto, al tío de Viola -un hombre de 63- no se le encontró nada en su vivienda y no hay elementos que lo vinculen a los hechos.

Los otros diez acusados se negaron a declarar y seguirán detenidos. Ninguna de sus defensas pidió su excarcelación y serán trasladados a una unidad penitenciaria. Solo Viola dijo en su indagatoria que su tío no está vinculado a los hechos.

Todos quedaron acusados de los delitos de intimidación pública, tenencia de explosivos y materiales para su fabricación y atentar contra el orden público.

Los hechos ocurrieron el jueves pasado. Anahí Esperanza Salcedo y Hugo Rodríguez quisieron poner una bomba casera en la tumba del coronel Ramón Falcón, de quien se cumplían 109 años de su asesinato por un militante anarquista, que se encuentra en el cementerio de la Recoleta. Pero la bomba le explotó en la mano a la mujer que perdió tres dedos y tiene severamente afectada la cara. Salcedo está internada.

Por la nota, Viola dejó una bolsa con un artefacto explosivo en el patio delantero de la casa del juez Bonadio, en Belgrano. El elemento quedó debajo de una de las ruedas de la camioneta del magistrado. Viola fue detenido poco después por la custodia de Bonadio y la Policía Federal hizo una explosión controlado de lo que se encontró.

Tras los hechos, el juez Ercolini dispuso el allanamiento de tres domicilios con vínculos con los detenidos donde fueron apresadas otras nueve personas.

Se trata de lugares donde suelen frecuentar personas vinculadas al anarquismo y donde solían estar Salcedo y Viola.

Seguí leyendo: