Marta Yáñez, la jueza que investiga la desaparición del submarino ARA San Juan: "Todavía no tengo certezas"

El submarino ARA San Juan y su tripulación
El submarino ARA San Juan y su tripulación

Una semana después del 15 de noviembre de 2017, un auto gris, imponente,  avanzó sobre la calle principal del puerto de Comodoro Rivadavia para romper la hegemonía de los trajes camuflados de los militares de la Navy SEAL, la marina norteamericana, y los mamelucos naranjas de decenas de operarios, abocados a la tarea de destripar un barco carguero de bandera noruega para hacerlo remolcador de un minisubmarino de última tecnología para encontrar y rescatar al submarino ARA San Juan y a sus 44 tripulantes.

Del vehículo descendió una mujer envuelta en un abrigo pomposo. Era la jueza federal de Comodoro Rivadavia, Eva Parcio de Seleme, que subrogaba por esos días, además, el juzgado de Caleta Olivia. Acababa de recibir la denuncia oficial que formuló la Armada Argentina por la desaparición del submarino, que a primeras horas de ese 15 de noviembre, a las 7.30, realizó su última comunicación. Días después le cedería la instrucción de la causa a la jueza Marta Yáñez.

Un año después, 70 testimoniales, 40 cajas con 60 mil fojas de documentación reservada, mensajes desencriptados por la policía federal y la inspección ocular del ARA Santa Cruz, el submarino gemelo del San Juan, e internas expuestas en la Armada, la causa sigue en manos de Yáñez y continúa caratulada como "averiguación de delito". "Si hoy arribara a una certeza la tendría que escribir primero. Todavía no tengo certezas", reconoció la magistrada en esta entrevista con Infobae.

Mientras tanto, el buque Seabed Constructor, de la empresa Ocean Infinitycumple por estas horas el plazo mínimo de 60 días para buscar al submarino y suspenderá sus operaciones este viernes 16.

La jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yáñez
La jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yáñez

-A un año de la desaparición del submarino ARA San Juan, ¿qué certezas tiene en cuanto a las causas y las responsabilidades?

-Si hoy arribara a una certeza la tendría que escribir primero. No tengo certezas. Lo que busca la instrucción penal es un acercamiento a lo que sucedió y hoy al submarino lo está buscando la empresa (Ocean Infinity) y no puedo descartar que lo localice. Hay que ver el lugar y las imágenes, por eso ordené que vayan a la zona donde los sonaristas escucharon ruidos del casco. Encontrarlo es de vital importancia y es algo que permitiría avalar o desechar hipótesis.

-¿Tampoco se pudo determinar si el submarino, por ejemplo, presentaba deficiencias o irregularidades?

-Lo que trascendió, y no por vía del juzgado, es la auditoría que hace referencia a estos temas (un informe de la auditoría interna de la Armada fechado en febrero de 2017 sobre irregularidades). Nosotros nos encaminamos a ver qué gravedad revisten, porque no podemos asignarle la misma gravedad a todas, y tuvimos que tomar muchos testimonios. En el corto plazo está previsto que vengan a declarar los jefes de las bases navales de Puerto Belgrano y de Mar del Plata. Estoy predispuesta a escuchar a todos, porque la Armada es muy burocrática y una cosa es lo que se plasma en un documento y otra cosa es lo que se dice en sede judicial.

-La Justicia federal, ¿está a la altura de un caso de esta magnitud?

-Acá el poder judicial de la Nación soy yo, y estoy metida de lleno en la causa. Me han reforzado la dotación del juzgado, pero con gente sin experiencia que no se puede meter en temas tan complejos. Además hay otras causas, hay temas de drogas, de trata, seguimos trabajando como cualquier juzgado. Pero tenemos el mismo compromiso desde el día 16 (de noviembre de 2017), ni bien habló la Armada. La complejidad y lo particular de un tema propio de la Armada nos obliga a que quienes iniciamos la instrucción seamos los mismos que estamos trabajando hoy, no puede meterse alguien de cero.

-¿Cuál fue la predisposición de la Armada en colaborar con la investigación?

-En general, la respuesta fue buena. Uno no puede predecir cómo reaccionar ante una emergencia y una tragedia de estas características.  A la Armada, en un primer momento, se le impuso resguardar todo tipo de documentación y prueba. Se actuó de manera rápida, se recabó todo lo que se podía recabar. Por otro lado, veo con agrado que el ministro de Defensa, Oscar Aguad, diga que la empresa que buscaba al submarino lo seguirá haciendo en febrero.

El ministro de Defensa, Oscar Aguad
El ministro de Defensa, Oscar Aguad

-En base a las testimoniales, ¿en qué pudo avanzar la investigación?

-Por los testimonios que hay en la causa, y que luego fueron corroborados por sonaristas del destructor Brown, ordenamos que no se deje de barrer la zona donde se detectaron golpes del casco, para ver si hay algo o para descartar. Hasta acá, la empresa en 60 días y con toda la información, y con material de última tecnología, no lo pudo encontrar. Ahora, puede que no esté en ese lugar o puede que esté y por la complejidad del lecho submarino sea difícil de encontrar.

-¿Y cuál es la situación de Marcelo Srur, Luis López Mazzeo y Claudio Villamide? Son tres de los más altos oficiales de la armada que fueron desplazados de sus cargos por la desaparición del submarino

-En tren de responsabilidades, el Ministerio de Defensa anuló la acción disciplinaria que instruyó en su momento el ex jefe de Armada, Marcelo Srur, y mantuvo la suspensión preventiva de (el ex comandante de Adiestramiento y Alistamiento de la Armada) López Mazzeo y de (el capitán de navío) Villamide.

(Un sumario de la Auditoría General de las Fuerzas Armadas, ordenado por Srur luego de la desaparición del submarino, responsabilizó y sancionó  a López Mazzeo y Villamide por ocultar información y permitir el funcionamiento del ARA San Juan a pesar de los reportes sobre supuestos desperfectos. El Jefe de la Armada, así, se deslindó de responsabilidad. Esta resolución fue anulada por el Ministerio de Defensa).

Ahora, la instrucción penal trata de recomponer la situación y las circunstancias que rodearon a la pérdida de contacto del submarino. Hay que contar con hechos concretos, con elementos.

La jueza Yáñez, durante una de las 70 declaraciones testimoniales que engrosan el expediente por la desaparición del ARA San Juan (NA)
La jueza Yáñez, durante una de las 70 declaraciones testimoniales que engrosan el expediente por la desaparición del ARA San Juan (NA)

-¿Cómo seguirá la causa?

-Una de las querellas nos dijo que hay tres familiares en condiciones emocionales de prestar declaración. Hasta ahora, las 44 familias priorizaron que se localicen a los tripulantes, eso desde el punto de vista humano es sanador. Por otro lado, ya declararon desde el ex almirante Srur a integrantes del Consejo del Arma Submarina, de la Comisión Investigadora del Congreso, ex comandantes y ex tripulantes del ARA, la dotación de tripulantes que no navegó en la última misión, la dotación complementaria, y los que hicieron el viaje de instrucción.

-¿Esperaba otra reacción del presidente Mauricio Macri frente a la tragedia? Es algo que cuestionan los familiares de los submarinistas…

-No puedo juzgar las decisiones políticas, sí celebro que los estén buscando. Después cada uno reacciona y actúa con la responsabilidad del cargo que tiene, como puede o cree conveniente. Lo que pasó fue un coletazo muy grande para el país. Es el único tema que pudo cerrar la grieta por un rato; no creo que haya otro que pueda hacerlo.

-¿Qué significa para usted estar al frente de la investigación? 

-Significa un cambio absoluto en lo personal y lo profesional. Es una causa de trascendencia nacional e internacional y el compromiso que tenemos, sobre todo con los familiares y el pueblo argentino, nos obliga a trabajar todos los días.

Seguí leyendo

Últimas Noticias

MAS NOTICIAS