Ricardo Jaime fue el primer ex funcionario kirchnerista en admitir judicialmente que cobró coimas. Fue el primero en ser detenido en abril de 2016. Y si se concreta la negociación que encaró con la fiscal Gabriela Baigún será el primero en admitir que se enriqueció ilícitamente durante los seis años que fue secretario de Transporte de Néstor y Cristina Kirchner.

La fiscal del juicio que iba a comenzar el lunes próximo realiza un trabajoso acuerdo con todos los implicados en el caso del enriquecimiento ilícito del ex funcionario para que se declaren culpables, admitan una pena y paguen una multa. A cambio se abrevia el juicio.

Jaime, según pudo confirmar Infobae en fuentes judiciales, está de acuerdo en admitir su responsabilidad en el delito, obtener una pena y pagar la multa correspondiente que es millonaria. Se hará cargo también, si se firma el acuerdo, de la multa que deben pagar sus familiares que actuaron como testaferros en los años de recaudación ilegal desenfrenada en la Secretaría de Transporte.

Se calcula que la multa que pagarán los imputados puede ser cercana a los 40 millones de pesos. A eso hay que agregarle que están embargados 35 inmuebles, 18 autos y 2 embarcaciones que serán decomisadas. Lo que paguen de multa más lo decomisado pasará al patrimonio del Estado. Con el juicio abreviado -explican en Comodoro Py- se evita todo el esquema burocrático que se pone en marcha en caso de una eventual condena luego de un juicio extenso y que suele dificultar el cobro de las multas que deben pagar los imputados.

El acuerdo entre la fiscal y los imputados para abreviar el juicio se puede celebrar si todos los acusados aceptan. Hasta ahora Manuel Vázquez, uno de los testaferros de Jaime que debe ir a juicio oral y público, no acordó con la fiscal. Dice que no tiene dinero para pagar la multa a pesar de que, por ejemplo, vive en una casona en Acassuso, que en el último blanqueo puso a nombre del único de sus hijos que no está relacionado con los casos de corrupción vinculados a Jaime. Su hijo Julián Vázquez también está imputado y deberá pagar una multa.

En el juicio que iba a comenzar en el Tribunal Oral Federal 6 se juzgará el enriquecimiento ilícito, una defraudación en el Ferrocarril Belgrano Cargas, el uso de dos autos del Estado por parte de Jaime y la millonaria compra de trenes chatarra en España y Portugal. Todos casos de corrupción en el área que manejó Jaime entre 2003 y 2009.

La fiscal intenta abreviar los primeros tres tramos del juicio. Uno de los imputados en el caso de los autos es Claudio Uberti, quien también podría acordar la admisión de la responsabilidad, una condena y el pago de una multa para abreviar el juicio oral y público.

El caso de los trenes chatarra será el único en el que habrá juicio si prospera el acuerdo que busca Baigún y que si se concreta terminará con Jaime condenado a pena de prisión y un poco menos rico: se comprometió a pagar las multas que están relacionadas con sus actividades ilegales y con las de sus seres queridos.