Un grupo de alumnos del colegio parroquial Cervantes de la localidad de La Tablada fue asaltado por dos motochorros que alcanzaron a quitarle un teléfono celular a uno de ellos. El episodio quedó registrado en una cámara de seguridad de la zona.

El hecho sucedió en el mediodía de este jueves a metros de las puertas del establecimiento educativo ubicado sobre la calle 30 de agosto, entre Avenida Crovara y Superí.

Los chicos, de entre 13 y 14 años, cursan el segundo año de la secundaria. Un grupo de aproximadamente 11 caminaba por Superí hacia la escuela para su clase de gimnasia cuando fueron abordados por dos motochorros, uno de los cuales tenía un cuchillo.

En el material fílmico se observa cómo al ver a los delincuentes los estudiantes comienzan a huir despavoridos. El ladrón que se bajó del móvil tomó del cuello a uno de los chicos, pero en el forcejeo el menor se logró zafar.

Luego fueron directamente contra otro de los alumnos que también intentó escapar pero se tropezó con una bolsa de arena y cayó: a este alumno los ladrones le quitaron el celular. Luego, los motochorros -que actuaron a cara descubierta por lo que sus rostros fueron identificados por las cámaras- escaparon del lugar.

Entrada del Colegio Cervantes en La Tablada
Entrada del Colegio Cervantes en La Tablada

Emilce, tía de uno de los chicos, comentó a Infobae que los asaltos en la zona son frecuentes, pero que en muchos casos no se denuncian porque luego "todo queda en la nada". La vecina les apuntó las fuerzas de seguridad: "Las motos deberían cumplir con la reglamentación. Con casco, chaleco, pero los patrulleros los ven pasar y nadie los para".

Hoy a la siete de la tarde los vecinos se juntarán para reclamar por más seguridad: "La Matanza está incendiada. Deben tener más de 1.600 causas por día los juzgados penales. No hay retorno", concluyó Emilce con tono de ira y resignación.

Por su parte, Marcela, madre del menor al que le robaron el celular, expresó su indignación en las redes sociales: "A veces uno dice que la justicia por mano propia es una locura… Hoy al ver a mi hijo llorando y a sus compañeros asustados, me dieron ganas de agarrar a ese hijo de puta y patearle la cabeza".

SEGUÍ LEYENDO: