La investigación por el crimen del albañil Gustavo Rojas Machado, el hombre de nacionalidad paraguaya que fue arrojado debajo de un colectivo 406 el viernes 21 de este mes en el barrio de San Justo, partido de La Matanza, tuvo ayer importantes avances y ya permitió la detención del primer sospechoso.

Este jueves por la mañana, según confirmaron fuentes cercanas al expediente a Infobae, un testigo clave que trabaja en un comercio de la zona del ataque aportó al fiscal de la causa Claudio Fornaro -a cargo de la Unidad de Homicidios de La Matanza- todos los nombres de las personas involucradas en el crimen del albañil y el supuesto motivo que inició la agresión a la víctima antes de arrojarlo debajo de las ruedas de la unidad. El testigo también participó del ataque: aseguró haber golpeado a Rojas Machado pero no admitió tirarlo abajo de las ruedas que le quitaron la vida.

Según declaró, él y otros seis jóvenes salieron a la calle poco después de las 20, compraron dos cervezas y se dirigieron a la parada del colectivo en la intersección de Ruta 4 (Camino de Cintura) y Condarco en San Justo, donde ocurrió el crimen.

Mientras estaban en la parada, siempre de acuerdo al testigo, una mujer que llevaba un bebé en brazos les pidió ayuda porque dos hombres estaban supuestamente "acosándola" verbalmente. Fue entonces cuando el grupo se acercó a esos dos hombres, entre ellos el albañil, y comenzaron a golpearlos. 

Gustavo Machado Rojas fue asesinado el 21 de septiembre en San Justo
Gustavo Machado Rojas fue asesinado el 21 de septiembre en San Justo

Si bien todos habrían tenido participación en la agresión, los investigadores responsabilizan a tres de ellos de haber arrojado a Rojas Machado a las ruedas del colectivo, uno que lo tomó de la cabeza y lo empujó y otros dos que lo rodeaban y que al mismo tiempo lo estaban golpeando. Uno de esos tres hombres, aseguran cerca del expediente, ya fue detenido, el resto está siendo buscado por la Policía.

Este miércoles también declaró como testigo el compañero de la víctima fatal, quien recibió una feroz golpiza pero pudo escapar antes de que se produzca el crimen.

Su testimonio coincide en parte con el de los atacantes. El compañero de  Rojas Machado dijo que mientras estaban en la parada del 406 una mujer de unos 25 años de estatura baja y contextura grande "creyó" que la estaban molestando por lo que acudió al grupo de agresores para que la defendieran, y que luego se subió a un colectivo 406. El testigo no mencionó sin embargo que la mujer tuviera un bebé en brazos.

El miércoles por la tarde, N.R, un joven de 26 años fue aprehendido luego de presentarse en una comisaría de Florencio Varela y confesar que participó en el ataque contra el albañil, aunque también aseguró no ser él quien lo arrojó contra el colectivo que le produjo la muerte. Fue liberado poco después.

N.R, el joven aprehendido tras admitir el ataque, liberado poco después.
N.R, el joven aprehendido tras admitir el ataque, liberado poco después.

El conductor del colectivo 406, por su parte, ampliará su declaración en las próximas horas al igual que otros dos choferes que frenaron en el lugar.

El motivo que originó la pelea previa al asesinato y que fue mencionado en cada una de las declaraciones no coincide con la hipótesis de la familia de Rojas Machado, quienes sospechan que el hombre había sido víctima de un robo, ya que, según afirmaron, llevaba dinero encima que pensaba utilizar para viajar a Paraguay en pocos días.

La víctima, que vivía en la Villa 15 de Lugano y trabajaba en una obra en construcción en Morón, había juntado -según afirmaron familiares a Infobae– unos 20 mil pesos para viajar a Paraguay. Pero en la ropa de Machado no estaba el dinero ni su celular. En cambio, tenía su DNI, por lo que a sus allegados les llamó la atención que la policía haya tardado 48 horas en avisarle a su esposa Andrea.

Seguí leyendo