Contenedores en el puerto de Buenos Aires (fotos: Adrián Escandar)
Contenedores en el puerto de Buenos Aires (fotos: Adrián Escandar)

En febrero del año pasado el juez en lo Penal Económico Marcelo Aguinsky rechazó un amparo en contra de la donación con fines sociales de la mercadería retenida en la Aduana en el marco de la causa conocida como la "mafia de los contenedores". En aquella resolución, el magistrado autorizó que se entreguen esos bienes para cumplir con objetivos solidarios.

El juzgado a cargo de Aguinsky realizó un informe de gestión para poner en conocimiento de la población qué se hizo con esa mercadería, vinculada con los delitos de contrabando investigados por el magistrado. Junto con el trabajo del Ministerio de Desarrollo Social las donaciones autorizadas por el juez fueron entregadas a fundaciones, municipalidades, asociaciones civiles, cooperativas, clubes y organizaciones no gubernamentales sin fines de lucro, con la finalidad de atender las necesidades de los sectores más vulnerables de la sociedad.

Se entregaron más de un millón de kilos en rollos de tela, 442 toneladas de cemento, más de 55 toneladas de caños, más de 277 toneladas de artículos de cocina, más de 70 toneladas de libros para niños, 211 toneladas de juguetes, 43 toneladas en bolsos y mochilas. También se repartieron 137 toneladas de prendas de vestir entre zapatillas, remeras, pantalones y camperas. Dentro de la mercadería donada con fines sociales también hay tubos fluorescentes, goma eva y artículos electrónicos.

La resolución del juez Aguinsky tiene su origen en lo dispuesto por el Poder Ejecutivo Nacional a través del decreto de Necesidad y Urgencia Nro. 51 de 2017. Al momento de autorizar las donaciones -con el consentimiento del Ministerio Público Fiscal- el juzgado verifica que el contenedor cuyo contenido va a ser donado esté comprendido dentro del objeto procesal de la causa. Tras ese control, el aforo y determinado el valor de la mercadería, se autoriza la donación.

Los datos obtenidos mediante este procedimiento sirven para ser apreciados como elementos probatorios en la investigación. El juzgado también controla las condiciones de conservación de la mercadería y se descarta la que está en mal estado, la que presente signos de fraude marcario o que podría resultar perjudicial para la salud pública.

Hasta el momento, el juez Marcelo Aguinsky autorizó la donación de la mercadería de 143 contenedores y está por resolver otro pedido de artículos contenidos en 180 contenedores.

En Entre Ríos se entregaron telas que estaban retenidas en la Aduana que van a ser utilizadas para confeccionar sábanas y ropa para los que más lo necesitan. También llevaron rollos de tela a una cooperativa textil de La Matanza, en la provincia de Buenos Aires. Delia, una de las integrantes de esa agrupación, dijo: "Me parece que alcanza para vestir a todo el barrio".

La investigación sobre los containers en cuestión se inició con motivo de una denuncia presentada por la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC), que daba cuenta de una serie de maniobras con las que se habría burlado o intentado burlar el control aduanero, a fin de ingresar al país diferentes tipos de mercaderías.