El juez federal Julián Ercolini citó a prestar declaración indagatoria a Cristóbal López y a Osvaldo Sanfelice entre otros en el marco de la causa en la que se investiga el presunto lavado de los fondos que Oil Combustibles no le pagó a la AFIP en concepto de Impuesto a los Combustibles Líquidos. El fiscal Gerardo Pollicita consideró en su dictamen que tres sociedades del Grupo Indalo junto con Alcalis de la Patagonia, otra empresa de López, y Agosto S.A. pusieron en circulación una parte del dinero obtenido de manera ilegítima a través de la defraudación a la AFIP.

Según Pollicita, los imputados desarrollaron un mecanismo permanente para reciclar los beneficios económicos obtenidos para hacerlos llegar a Osvaldo Sanfelice -allegado a Néstor y Cristina Kirchner- intentando darles la apariencia de haber sido conseguidos en forma lícita. Para eso, se valieron de diversas maniobras, entre ellas, una serie de transferencias en concepto de préstamos entre las empresas del Grupo Indalo. A la firma Alcalis de la Patagonia los fondos provenientes de Oil Combustibles habrían llegado de manera indirecta, previo paso a través de un circuito que involucró a otras sociedades comerciales de Cristóbal López. Finalmente, Alcalis retornaba esos fondos mediante transferencias a favor de CPC S.A. y Oil M&S S.A.

En forma paralela se constituyó en septiembre de 2011 la sociedad Agosto S.A. cuyos socios fundadores fueron César Gustavo Virgilio y Carlos Alberto Sancho, quienes en mayo de 2012 transfirieron sus acciones a Osvaldo Sanfelice y Marta Alcira Leiva. De acuerdo con un informe de la Unidad de Información Financiera, entre septiembre de 2013 y marzo de 2016 se detectaron movimientos en la cuenta corriente que tenía la empresa en el Banco Galicia que superaban el perfil transaccional de la sociedad comercial que provocó la generación de un Reporte de Operación Sospechosa que dio origen a esta causa.

Osvaldo Sanfelice
Osvaldo Sanfelice

Esta maniobra se puso de manifiesto porque a partir de agosto de 2013, la firma de Sanfelice registró operaciones por montos elevados con las tres empresas mencionadas propiedad de Cristóbal López, que además eran sus únicos clientes. Agosto tuvo un crecimiento exponencial de su activo a raíz de sus negocios con las firmas del Grupo Indalo. Pasó de ser de poco más de 130 mil pesos en 2013 a más de 28 millones de pesos en el ejercicio correspondiente al año 2015.

Al fiscal Pollicita también le resultó sospechoso -entre otras operaciones- que dos empresas del Grupo de López le alquilaran maquinaria a la firma de Sanfelice por la que pagaban montos elevados ya que con el equivalente a cinco o seis meses de alquiler la podrían haber comprado. Todas estas maniobras, según la acusación de Pollicita, tenían por objetivo alejar el origen ilícito de los fondos, perder el rastro del dinero y darle una apariencia legal.

El juez federal Ercolini además decretó la inhibición general de bienes de los imputados y de las sociedades comerciales involucradas y el bloqueo al acceso de las cajas de seguridad que tengan a su nombre. Ercolini también citó a indagatoria a los hijos de López.