Echaron de la Procuración al funcionario que intervino en la cuestionada compra del edificio de Perón al 600

Por irregularidades en la adquisición del inmueble fue procesada la ex procuradora general de la Nación Alejandra Gils Carbó

El procurador interino Eduardo Casal firmó a última hora del viernes la exoneración de Guillermo Bellingi, el funcionario que manejó la cuestionada licitación para la compra del edificio donde funcionan las principales oficinas del Ministerio Público Fiscal.

Bellingi había participado del inicio del proceso por el cual la Procuración pagó $ 43.850.000 por el edificio de la calle Perón al 600. Era, allá por 2013 cuando se produjo la adquisición, subdirector general de Administración y por orden de Gils Carbó se ocupó del armado del llamado a licitación.

En abril de 2017 Infobae reveló que un medio hermano de Bellingi, Juan Carlos Thill, había cobrado una comisión de 3 millones de pesos por asesorar a la inmobiliaria de Barbara Jaureguiberry que a su vez asesoró a la firma Arfinsa, que fue la que vendió el edificio.

Guillermo Bellingi, el funcionario sospechado por la compra de un inmueble
Guillermo Bellingi, el funcionario sospechado por la compra de un inmueble

Arfinsa le pagó 7 millones de pesos de comisión a Jaureguiberry, que le pagó a Thill. Arfinsa, una empresa del Grupo Bemberg, vendió el edificio y pago altas comisiones por el asesoramiento para presentarse a la licitación. Una parte de esa comisión la cobró Thill, medio hermano de Bellingi, quien armó la licitación.

Cuando Infobae reveló el pago de las comisiones, Gils Carbó suspendió a Bellingi -que luego de la licitación pasó a revistar en la Procuraduría Antilavado (PROCELAC)- y ordenó la realización de un sumario administrativo. Tras ser suspendido, fue luego reincorporado en el cargo: estuvo hasta ayer en la Biblioteca de la Procuración cobrando su salario.

El sumario administrativo lo realizó el fiscal de Investigaciones Administrativas Sergio Rodríguez quien había recomendado la exoneración de Bellingi. La exoneración es la sanción más grave para un funcionario del Ministerio Público Fiscal.

Casal firmó ayer la resolución 735\18 mediante la que exoneró a Bellingi. Esa resolución de 41 páginas fue publicada en la página web del Ministerio Público Fiscal. Allí Casal reseña la investigación que hizo Rodríguez sobre el caso.

A partir de la compra del edificio de la calle Perón se inició una causa judicial a cargo del juez Julián Ercolini. La investigación la hizo el fiscal Eduardo Taiano. Gils Carbó, Bellingi, Thill, Jaureguiberry y Adrián González Fischer (de Arfinsa) entre otros fueron procesados por Ercolini por los delitos de administración fraudulenta: quedó comprobado que se direccionó la licitación.

En la resolución de Casal en la que se exoneró a Bellingi se señala que Rodríguez concluyó que "se identificó la presencia de un proceder ilegítimo y subrepticio ajeno al circuito oficial, que se aprovechó de la formalización de una licitación pública para alcanzar un objetivo irregular. Ello a partir de contar con información reservada que el sumariado Bellingi obtuvo de funcionarios del organismo por su función cercana a las instancias decisorias, utilizando su carácter de coordinador de área administración y, por otro lado, contó con una participación necesaria y remunerada de su hermano unilateral Juan Carlos Thill, quien operó como asesor inmobiliario en la licitación pública n° 1/2013.Puesto a la luz este proceder, desde un anónimo ante la justicia federal, la noticia generó difusión permanente ante la opinión pública a través de los medios masivos de comunicación radiales, televisivos, gráficos, lo que claramente reportó un severo daño a la imagen de la Procuración General de la Nación y de los funcionarios que la integran, como cabeza del Ministerio Público Fiscal, organismo que precisamente debe velar por la defensa de la legalidad y de los intereses generales de la sociedad".

La ex procuradora Alejandra Gils Carbó, salpicada por el escándalo de una licitación amañada (Foto: NA)
La ex procuradora Alejandra Gils Carbó, salpicada por el escándalo de una licitación amañada (Foto: NA)

La resolución de Casal recuerda que en el sumario administrativo de Rodríguez se determinó "la participación y responsabilidad de Guillermo Alfredo Bellingi. Recordó que, al tomarle declaración conforme al artículo 32 del reglamento, se habían atribuido al sumariado las siguientes conductas: "1) haber transmitido información a su hermano Juan Carlos Thill acerca de las alternativas administrativas y técnicas que precedieron, justificaron y coexistieron con el procedimiento de licitación pública n° 1/2013 (expediente n°A1011/2013) destinado a la adquisición de uno o más inmuebles en radio cercano a Avenida de Mayo 760, de las que tuvo conocimiento con motivo y ejercicio de sus funciones de coordinación en el área de administración de la Procuración General de la Nación y 2) haber intervenido en el mismo proceso licitatorio en cuyo marco participaba como asesor inmobiliario de 'Jaureguiberry Asesores Inmobiliario SA.' su hermano Juan Carlos Thill, ambas circunstancias provocaron un evidente y considerable perjuicio moral a la Procuración General de la Nación"

De acuerdo al sumario, según se explica en la resolución de Casal,  "se puede deducir que, si Juan Carlos Thill asesor y productor de seguros, suscribió un contrato de servicio de asesoramiento por facilitar las gestiones encomendadas —por la inmobiliaria—para la presentación a la licitación pública a fin de ofrecer el inmueble de calle Perón 667 y de hecho, cobró honorarios por ello, lo hizo pues contaba con el apoyo técnico de su hermano unilateral Guillermo Alfredo Bellingi, o en su caso, se acercó al negocio inmobiliario por impulso de Bellingi, quien no podría ejecutar ese rol frente a la inmobiliaria atento a la evidente incompatibilidad de intereses que se lo impedía".

Además se resalta que en el sumario las pruebas "evidencian a las claras que el sumariado Guillermo Alfredo Bellingi fue quien le adelantó la información a Juan Carlos Thill, para que este asesore técnicamente a Bárbara Jaureguiberry y así lograr presentarse a la licitación pública n° 1/2013 sin mayores obstáculos".

En la resolución Casal contesta a las nulidades planteadas por la defensa de Bellingi, y también reseña cuáles fueron los argumentos que utilizó' el hoy exonerado funcionario para defenderse.

En uno de los párrafos se explica que "Bellingi, cuando declaró en el sumario administrativo señaló que no sabía que su hermano Thill iba a cobrar una comisión". Sobre esto dijo Rodríguez: "…era inverosímil la respuesta de Bellingi, en su declaración como sumariado, consistente en que no sabía que su hermano recibiría una comisión por la venta, puesto que todos los elementos de prueba reseñados hacen concluir sin mayores esfuerzos que existió un acuerdo de voluntades previo".

Gils Carbó renunció a su cargo en la Procuración. Y el viernes fue exonerado Bellingi. Mientras todo esto sucede, la Sala I de la Cámara Federal analiza las apelaciones de los procesamientos. Los jueces Leopoldo Bruglia y Mariano Llorens probablemente definan la situación procesal de Gils Carbó y el resto de los imputados luego de la finalización de la feria judicial.

TE PUEDE INTERESAR