Mario Segovia, el “Rey de la Efedrina” (Télam)
Mario Segovia, el “Rey de la Efedrina” (Télam)

La Sala I de la Cámara Federal de Casación Penal, con la firma de los jueces Gustavo Hornos, Carlos Alberto Mahiques y Ana María Figueroa (en disidencia), confirmó hoy la condena a 16 años de prisión impuesta a Mario Roberto Segovia, conocido como el "Rey de la Efedrina", quien está detenido por el delito de narcotráfico.

Segovia había sido condenado a 14 años de prisión durante un juicio realizado en 2012 en San Martín, en el que fue considerado coautor del delito de "contrabando agravado por la participación de tres o más personas y por tratarse de sustancias que puedan afectar la salud".

Esta sentencia fue confirmada en junio de 2016 por la propia Sala I, luego de rechazar los recursos de casación e inconstitucionalidad interpuestos por la defensa de Segovia y otros condenados en la misma causa, entre ellos el mexicano Jesús Martínez Espinoza. Y como el "Rey de la Efedrina" había sido sentenciado a otros cuatro por el Tribunal Oral en lo Penal Económico Nº 2, por tentativa de contrabando de importación, finalmente se le fijó una pena única de 16 años.

Ante esta decisión, los abogados del acusado presentaron un nuevo recurso para que se rechazara la unificación, pero la Justicia se lo negó y "condenó en definitiva" a Segovia. "El defensor particular no ha demostrado cómo la imposición de la pena única como la fijada haya arribado a una pena cruel que implique una mortificación mayor que aquella que por su propia naturaleza la ley impone. Tampoco se evidencia una falta de correspondencia inconciliable entre los bienes jurídicos lesionados por los delitos imputados y la intensidad o extensión de la privación de libertad impuesta como consecuencia de sus comisiones", argumentó Hornos.

Por su parte, Mahiques explicó: "La obligación de unificar surge desde la comisión del delito, esto es, desde la existencia de un concurso material, y dicha obligación no puede volverse abstracta o tornarse ilusoria por la demora en los trámites de los procesos, lo que ocurriría (…) si al momento de la sentencia las penas impuestas en las condenas previas se hallaren íntegramente cumplidas".

La jueza Figueroa, en tanto, votó en disidencia e hizo lugar al pedido de Segovia. Entre sus argumentos, la magistrada sostiene que como el fallo del tribunal criminal de San Martín quedó firme en 2017, en una fecha posterior al vencimiento de la pena impuesta por el tribunal económico, la defensa tenía razón en solicitar el recurso de rechazar la unificación.

"Habiendo dictado el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Nº 4 de San Martín la sentencia aquí impugnada luego de haber operado el vencimiento de la pena impuesta en la condena dictada por el Tribunal Oral en lo Penal Económico Nº 2 de esta ciudad, entiendo que en autos no podía procederse a la aplicación de los extremos previstos por el artículo 58 del Código Penal, por lo que voto por hacer lugar al agravio esgrimido por la defensa en este sentido, y dejar sin efecto el pronunciamiento aquí recurrido", señaló.