El sacerdote Justo José Ilarraz está acusado por el delito de abuso y corrupción de 7 menores de entre 10 y 14 años
El sacerdote Justo José Ilarraz está acusado por el delito de abuso y corrupción de 7 menores de entre 10 y 14 años

El cura Justo José Ilarraz podría recibir mañana una pena de 25 años de prisión por haber abusado de siete menores de entre 10 y 14 años cuando era preceptor en un seminario de Paraná.

La audiencia se llevará a cabo a las 12.30 y será transmitida por YouTube. Será la primera pública, ya que las anteriores fueron a  puertas cerradas.

Durante casi un mes de juicio, testificaron 24 curas, cuatro ex sacerdotes, tres obispos, las víctimas y sus familiares, y el propio Ilarraz, que se declaró "inocente" y afirmó que "todo fue un plan orquestado por una de las víctimas".

En caso de que sea declarado culpable, se convertiría en el segundo sacerdote de la Iglesia Católica preso en Entre Ríos por abusos sexuales.  En septiembre del año pasado fue condenado el cura Juan Diego Escobar Gaviria, que fue condenado a 25 años de prisión.

Familiares y víctimas de los abusos espera en la puerta del tribunal de Paraná durante el juicio contra Ilarraz .(Foto: Hernán Saravia)

El ex prefecto del Seminario de Paraná figura entre los casos de pedofilia más resonantes del país. De hecho, se trata de uno de los tantos episodios encubiertos por la Iglesia Católica y que quedó reflejado en la película "Spotlight", ganadora del Oscar a mejor film en 2016.

El caso

Ilarraz fue acusado de abuso y corrupción agravada de menores por situaciones ocurridas cuando era preceptor en el Seminario Menor de Paraná, entre 1984 y 1995.

Sus víctimas, que testificaron en el juicio, tienen hoy alrededor de 40 años.

Según relató el fiscal Francisco Ramírez Montrull durante las audiencias, el sacerdote "reconoció las cartas en las que confiesa los abusos" pero sostuvo que "las escribió confundido y presionado" por el ex arzobispo de Paraná Estanislao Karlic, para que finalice la investigación interna "porque si no perdía el sacerdocio".

El fiscal se refería a una carta escrita el 18 de enero de 1997 como confesión ante el Tribunal Eclesiástico del Vaticano, en la que el cura reconoció los abusos y confesó haber tenido "relaciones amorosas y abusivas con seminaristas menores", una de las pruebas de las que dispone la Justicia.

Según publicó la Agencia Télam, el cura Leonardo Tovar, que declaró en el juicio, manifestó que "hay muchas víctimas que por hijos, trabajo o vergüenza social no se animaron a testimoniar". Sin embargo, afirmó que "se va a hacer justicia, Ilarraz va a ir preso y los que lo encubrieron también".

Por su parte, Sergio Romero, una de las víctimas del abuso sexual que no figura como denunciante, señaló ante los jueces: "Me saqué de encima el ahogo que tuve durante 27 años".

"Yo no tengo Facebook y nunca quise agarrar un celular por miedo a qué me podían decir o quién lo iba a decir. Cada vez que veía autos parecidos a los de Ilarraz me escondía y se me aceleraba el corazón", remarcó Romero, cuyo testimonio dio lugar a un nuevo juicio que el cura deberá enfrentar en los próximos meses.

Seguí leyendo: