María Elizabeth González, “Lizz.”
María Elizabeth González, “Lizz.”

María Elizabeth González, alias "Lizz", modelo y vedette según ella misma, fue arrestada esta semana por efectivos del Departamento de Inteligencia contra el Crimen Organizado que derribaron su puerta en el piso número 14 de una torre del Abasto luego de una investigación del Juzgado Federal N°5 subrogado por Marcelo Martínez De Giorgi con el secretario Pedro Diani junto a la PROTEX y el fiscal Ramiro González.

El ariete sonó fuerte; "Lizz" fue encontrada en su habitación del tres ambientes espacioso, moderno y predominantemente pintado de blanco. "Cómo quieres que te quiera", decía el buzo que llevaba mientras la esposaban. La leyenda en su buzo hoy suena a un poco más que una pregunta retórica. Cuatro mujeres la habían denunciado ante la PROTEX entre enero y agosto de 2017 como la responsable de engañarlas con ofertas de empleo que eran solo un disfraz.

González les ofrecía viajar al centro y norte de Italia en localidades como Pisa y Viterbo para trabajar en cabarets, usaba términos difusos para arrearlas y convencerlas en sus charlas a través de Facebook y en reuniones en su departamento del Abasto o en el patio de comidas del shopping cercano: "barwoman", "presencias", "coperas". Terminaron prostituidas en clubes nocturnos de luces rojas y sillones de cuerina blanca como Charme en Pisa o L'Olimpo en Viterbo. Dos lograron escapar, juntaron el dinero y regresaron a la Argentina para hacer sus denuncias. Las otras dos tuvieron que pedir auxilio en el consulado argentino en Roma para volver tras presentarse en una comisaría.

"Lizz", de casi 40 años de edad, había exhibido su vida entera en Facebook entre videos de fitness y selfies hot en boliches de Palermo junto a mujeres jóvenes: su negocio era llevar a esas mujeres a los sectores VIP para convertirlas en un aliciente para clientes que pagaban pequeñas fortunas por una mesa con una frapera con hielo y vino espumante nacional. "Lizz" hasta exhibía su propio plantel: "#staffLizzGonzález", escribía en subtítulos de fotos, "#amarlas". Las cuatro mujeres aseguraron haber conocido a González en la noche.

De vuelta en Italia, aseguran investigadores a Infobae, la imposición para prostituirse era algo sutil y a la vez bestial. Los traslados y hospedajes quedaban a cargo de la organización. Esto generaba una deuda: las mujeres debían pagarla con su cuerpo, en pases en hoteles cercanos mientras sus comunicaciones y movimientos eran controlados. Las cuatro volvieron sin ganar un solo euro: todo, según sus relatos, se lo quedaba la organización, deuda al cien por ciento.

Lo cierto es que "Lizz" no podría haberlo hecho todo sola. No cayó sola tampoco. En un departamento sobre Paseo Colón, la PFA encontró a quien sería su principal socio, el supuesto encargado de llevar a las mujeres luego de que "Lizz" las captara, un italiano llamado Lorenzo Arcidiacono, pasajero frecuente de Alitalia, la línea aérea en la que las mujeres reconocieron viajar.

El nombre de Lorenzo no es nuevo para el Juzgado Federal N°5: en 2008, tiempos de firma de Norberto Oyarbide, el italiano fue acusado de ser uno de los principales miembros de una banda dedicada a traficar pasaportes italianos y visas de trabajo para futbolistas.

La Cámara Federal con los jueces Cattani e Irúrzun decidió liberarlo en septiembre de ese año. El hoy cuestionado juez Guido Otranto, fuertemente cuestionado por su actuación en la causa Maldonado, era el secretario en aquel entonces. La lista de futbolistas incluía a nombres como Diego Placente y Fabián "Poroto" Cubero. De vuelta a la causa por trata de personas, Arcidiacono no solo proveía la logística para viajar, sino también los papeles, con el mismo modus operandi que hace diez años atrás.

“Lizz”, tras ser detenida.
“Lizz”, tras ser detenida.

Lorenzo sería una suerte de vínculo intermedio: su padre, hoy con pedido de captura, está señalado como el principal capitalista, con una orden de captura internacional en su contra.

Hoy, la Justicia federal estima que casi 30 mujeres fueron contactadas con la propuesta de viajar a Italia. La Procura della Repubblica, la Procuración italiana, ya inició una investigación preliminar y está en contacto con sus pares argentinos. La Embajada argentina en Italia, por su parte, colabora con la Justicia federal analizando documentos empleados por la banda bajo la sospecha de que serían apócrifos.

Lorenzo Arcidiacono tras ser detenido.
Lorenzo Arcidiacono tras ser detenido.