Daniel Oyarzún
Daniel Oyarzún

El carnicero Daniel Oyarzún (39) deberá responder por el impulso que lo puso a perseguir y atropellar al ladrón que le robó en su negocio, el mediodía del 13 de septiembre de 2016 en Zárate. Exactamente dos años después de aquel episodio, el comerciante escuchará el veredicto de un tribunal popular, que definirá si es culpable de la muerte de Brian González (25), quien perdió la vida en el hospital, horas después del asalto y la persecución.

El comerciante será juzgado por un tribunal popular integrado por 12 ciudadanos, del 10 al 13 del próximo septiembre en los Tribunales de Campana. El fiscal de instrucción, Martín Zocca, consideró de acuerdo a su investigación que Oyarzún debe ser juzgado por "homicidio simple", un delito que contempla una pena de hasta 25 años de prisión.

"Oyarzún no tuvo intención de matar a nadie. Salió a buscar su plata y se llevó puesta la moto (donde iban los ladrones)", dijo a Infobae su abogado defensor, Ricardo Izquierdo. Ese será el foco argumental desde donde intentará iluminar al jurado (se sorteará en base al padrón electoral el 3 de agosto) para evitar que el carnicero no termine en la cárcel.

La defensa de Oyarzún basará su estrategia en la idea de que el acusado actuó en "legítima defensa". "Pretendo que un jurado popular me diga que el tipo no fue a matar nadie. Que actuó en legítima defensa. Que salió alocadamente sin pensar que el chorro tenía una pistola y ya le había metido dos tiros. Es un buen tipo, es un comerciante", comentó Izquierdo.

El caso generó en su momento un gran revuelo, al punto que hasta el presidente Mauricio Macri reclamó que Oyarzún "debería estar con su familia, tranquilo, mientras la Justicia decide". El carnicero estuvo detenido apenas tres días y al salir de prisión aseguró que estaba "arrepentido".

Oyarzún estuvo tres días preso, pero llega al juicio en libertad
Oyarzún estuvo tres días preso, pero llega al juicio en libertad

Desde ese momento, acompañó la instrucción del caso en libertad y nunca dejó de trabajar en su local, aunque espera el juicio "nervioso y preocupado", según contó su abogado.

Para la familia de Brian González, el objetivo es que el jurado entienda que hubo un crimen y que el culpable es Oyarzún. "Buscamos la verdad y llegar a la Justicia. Acá hubo un homicidio. Se vio en los videos. Denota la intención de matar y provocar el resultado de la muerte", comentó a Infobae Ernesto Gómez, el abogado que representa a los padres de González.

Los hechos

Aquel mediodía de septiembre, Marcos Daniel Alteño (24) entró a robar armado a la carnicería de Oyarzún. Le apuntó a la cuñada del comerciante, que también trabaja allí y le pidió el dinero. Según las víctimas del asalto, el ladrón se llevó unos $5.000 destinados a pagar a un proveedor de pollos y antes de dejar el lugar disparó dos veces dentro del local.

Luego salió y se subió a la moto, donde lo esperaba Brian González. Casi inmediatamente, detrás apareció Oyarzún y comenzó la persecución. A unos 300 metros del lugar del robo, sobre la avenida Antártida Argentina, el carnicero impactó con su auto contra la moto.

Alteño, que durante la huida disparaba contra el auto del carnicero, saltó de la moto y salió corriendo. Tras estar tres meses prófugo, se entregó y fue condenado a seis años y medio de prisión en un juicio abreviado.

Pero González quedó atrapado entre la trompa del coche y el poste de un semáforo. En esas circunstancias, varios vecinos del lugar y el propio carnicero le dieron una paliza. El motociclista fue trasladado a un hospital, donde luego murió siete horas más tarde.

En los videos que trascendieron poco después del hecho, se ve a Oyarzún gritarle a González "la concha de tu madre, te mato. No me importa ir preso", y una vecina que intentaba calmarlo.

Del 10 al 13 de septiembre, 12 ciudadanos integrantes del jurado deberán decidir -en un cuarto donde sólo estarán ellos- si Oyarzún es culpable del delito de homicidio, o no.

"El juicio por jurados es algo nuevo y trataremos de convencer a ese jurado. Si bien ellos no dictan la pena, queremos convencerlos de lo que ya estamos convencidos", aseguró Gómez.

Para la defensa de Oyarzún, el impacto del auto contra la moto se debió a que Alteño, que disparaba, se tiró de la moto, la desestabilizó y provocó que González frenara de golpe, con el consecuente impacto del coche, que venía atrás: "El conductor frena y Oyarzún se lleva puesta la moto, que va para un lado 20 metros. Y el auto del carnicero y González, para el otro. El tipo se había caído de la moto y da contra el caño del semáforo", dice Izquierdo.

Para el abogado de la familia de Brian González la versión de Izquierdo "es limitada", ya que "las pericias determinaron que la moto no cae sino que fue impactada por el auto".

Gómez aseguró que el ladrón fue arrastrado unos 10 metros hasta quedar aplastado contra la columna del semáforo: "Pero además se ve en los videos que se baja, lo golpea, lo patea, le dice a viva voz 'te voy a matar, no me importa ir preso' y le da con un palo".

El juicio

Desde el 10 de septiembre, los 12 ciudadanos integrantes del jurado (seis mujeres y seis hombres) escucharán a todas las partes y una vez concluidas las audiencias, en base a las pruebas presentadas, deberán decidir -en un cuarto donde solo estarán ellos- si Oyarzún es culpable del delito de homicidio o no.

Vecinos de Zarate reclamaron por la libertad de Daniel Oyarzún cuando estuvo detenido (NA)
Vecinos de Zarate reclamaron por la libertad de Daniel Oyarzún cuando estuvo detenido (NA)

Se espera un juicio intenso, repleto de entredichos. "La única prueba que hay es que el tipo estaba en su carnicería trabajando. Entra un chorro que no quería trabajar y se quería hacer la guita fácil. Le meten dos tiros. Sale a tratar de recuperar su plata. La pericia dice que hay una sola frenada de una sola rueda, la de la moto. Oyarzún frena, pero patina sobre tierra y el barro y lo atropella", insistió Izquierdo.

El abogado defensor del carnicero concluyó: "Estoy más que convencido de que Oyarzún no salió a matar. Cada vez que la cuenta llora, se emociona, se arrepiente, está pasando los dos peores años de su vida".

Gómez no cree en el relato que plantea la estrategia defensiva del carnicero, considera que el impulso inicial de Oyarzún fue la venganza: "Hay un tiempo donde la persona podría haber reflexionado el hecho. Uno puede llevarse por delante 'sin querer' la moto pero no bajarse y golpear a una persona indefensa. Lo primero que hace una persona normal es llamar al 911 para que se los detenga y se traslade. Es el problema de la justicia por mano propia".

Seguí leyendo: