María de los Angeles París tenía 45 años
María de los Angeles París tenía 45 años

No fue muerte natural. Si la Policía rosarina no hubiera esposado y agredido a la docente María de los Angeles París durante sus crisis nerviosa aquella noche del 3 de mayo de 2017 en la comisaría 10ª de la ciudad santafesina, es probable que la mujer estuviera viva.

Así lo determinó una nueva autopsia hecha sobre el cadáver de esta bibliotecaria de 45 años, bajo la supervisión de una perito de la Corte Suprema, por pedido de la familia. A casi un año de los hechos, y sin sospechosos imputados en el expediente, la Justicia rosarina recibió en los últimos días este informe de casi 300 páginas, al que tuvo acceso Infobae, en el que se detalla lo que "dice" el cuerpo de París tras su misteriosa muerte y donde también se dejan fuertes críticas a la autopsia original.

Según concluye el informe, firmado por Cristina Angélica Bustos, médica forense de la Corte Suprema, y por Virgina Créimer, perito de parte de la familia París, la causa de la muerte fue una arritmia cardíaca fatal, consecuencia de un estado de confusión, agitación psicomotriz o delirio excitado, en el contexto de una asfixia producida por la forma en que los agentes de la Policía de Rosario la sujetaron y restringieron sus movimientos.

"El dictamen de la nueva autopsia confirma lo que sostenemos desde el primer momento. Demuestra que María de los Ángeles no falleció de muerte natural, como falsamente consignaba la primera autopsia y como sostuvieron el fiscal Luis Schiappa Pietra, el gobernador Miguel Lifschitz y su ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro", remarcó la familia París. Y así también se expresa en la nueva autopsia: "La causa de la autopsia realizada el 4 de mayo de 2017 concluye en que fue natural, por paro cardiorrespiratorio por causa indeterminada".

La maestra, abajo a la derecha, junto a su familia
La maestra, abajo a la derecha, junto a su familia

Las especialistas que firmaron la autopsia además destacaron que las lesiones que se encontraron en el cuerpo de la maestra fueron producidas por los integrantes de la fuerza de seguridad y que ese procedimiento no se ajusta con lo que recomienda el protocolo ante personas con trastornos mentales.

La muerte "fue el resultado de haber sido ilegal y violentamente privada de la libertad, golpeada esposada y sostenida boca abajo por la fuerza en el piso de un cuarto de la comisaría hasta su muerte", remarcó la familia de la maestra.

Mientras estuvo viva, París recibió golpes -constatados en la autopsia- en el brazo izquierdo, en la cara externa de la rodilla derecha, en el codo derecho, en la cara externa de tobillo y dorso del pie izquierdo, en la zona lumbar derecha, en la zona subescapular derecha, en los tejidos blandos cervicales a la altura de la tráquea, en la muñeca derecha y en fractura de dos arcos costales.

"Si no hubiera existido la agresión, que está detallada en el informe, no hubiera llegado a la muerte. La represión, la forma de contención y sujeción y los golpes, que claramente fueron encubiertos en la primera autopsia, determinaron la muerte de María de los Angeles", comentó a Infobae Créimer.  Esas lesiones, según el informe de las peritos, tuvieron el peso suficiente como para generar la "descarga hiperadrenérgica" a la que hace alusión el dictamen forense.

La autopsia no entra en detalle en las lesiones que se encontraron en la espalda y la zona costal de París, quien estuvo boca abajo y esposada contra el suelo. "Esa posición coadyuva a que el tórax no se pueda movilizar y lleva a la asfixia", explicó Créimer.

María de los Angeles París (primera desde la derecha) junto a sus hermanos
María de los Angeles París (primera desde la derecha) junto a sus hermanos

Según consta en el informe París tenía fracturas en la 7ª y 8ª costillas que "podría relacionarse con maniobras de reanimación". Sin embargo, las forenses hacen una salvedad y destacan "otra hipótesis sobre su génesis; los procedimientos de reducción física y posicionales".

El análisis de las peritos, que ensaya una fuerte crítica a la autopsia original por no respetar lo que indica el Protocolo de Minessotta, elaborado para este tipo de hechos, destaca que en 2013 París había tenido una licencia psiquiátrica pero aclara que no se encontraron sustancias (ni drogas ilegales ni medicamentos) en el análisis que pudieran haber colaborado en las causas que la llevaron a la muerte.

Por razones que se desconocen, el 3 de mayo del año pasado, después de encontrarse con una amiga en un supermercado de Rosario, María de los Angeles París, que trabajaba como bibliotecaria en el Centro Educativo Gurruchaga y en la Escuela Técnica 464, apareció en la comisaría 10ª, en el barrio Alberdi, muy lejos de la casa donde vivía con su hija.

Comisaría 10 de Rosario, donde murió París
Comisaría 10 de Rosario, donde murió París

En un estado alterado, como indica la segunda autopsia, la Policía la esposó para controlarla, según declararon varios agentes en la causa, que ahora lleva la fiscal de Violencia Institucional Karina Bartocci. Y cerca de las 22 murió encerrada en un calabozo.

La nueva autopsia indica que París habría presentado un cuadro de delirio y que la situación de estrés ("ejercicio extenuante o situación violenta") puede conducir a la muerte "después de que un individuo es retenido y cesa la lucha".

Por eso, la familia de París reclamó "castigo a los policías directamente responsables y a todos aquellos que alteraron el escenario del hecho, fraguaron y omitieron producir pruebas de manera oportuna y obstaculizaron la investigación", en un claro mensaje contra el fiscal Schiappa Pietra, quien tomó originalmente la causa, y no ordenó peritar inmediatamente los teléfonos de los policías de la comisaría 10ª, cuya información todavía no fue incorporada a la causa, según denunció Julia Giordano, una de las abogadas de la familia.

La fiscal Bartocci consideró en declaraciones a la prensa rosarina que esta nueva autopsia "no arroja signos de tortura, por lo tanto, concuerda con la primera autopsia y la conclusión es 'arritmia cardíaca fatal', es decir que la mujer no fallece por cuestiones traumáticas". Y concluyó: "Hay que entender que el trato de esa persona era para sujetarla con el fin de que no haga daño a terceros o se haga daño ella misma. Quiero ver si se excedieron hasta llevarla a la muerte, y también analizar si no fue su propio cuadro la que lo llevó a la muerte".

Seguí leyendo: