Los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci. Se escaparon del penal de General Alvear y luego fueron recapturados. El caso tomó la atención del gobierno nacional
Los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci. Se escaparon del penal de General Alvear y luego fueron recapturados. El caso tomó la atención del gobierno nacional

Dos años después de la espectacular fuga, el fiscal del Ministerio Público de la Acusación de Santa Fe, Estanislao Giavedoni, solicitará una pena de 15 años para los hermanos Christian y Martín Lanatta y Víctor Schillaci, por los delitos cometidos durante el escape del penal de General Alvear en diciembre del 2015.

Los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci, condenados a prisión perpetua por el denominado "triple crimen de General Rodríguez", serán juzgados por el raid delictivo que puso en vilo a Buenos Aires, Santa Fe y al gobierno nacional, durante aquel fatídico verano en el que Mauricio Macri hacía sus primeros pasos como presidente.

Durante una audiencia preliminar el fiscal Giavedoni enumeró ayer las imputaciones penales, que incluyen "los delitos de privación ilegítima de la libertad en dos oportunidades, robos calificados y utilización y portación de arma de fuego".

Por su lado, el defensor oficial Leandro Miró solicitó la absolución de los imputados o un atenuante para la pena que se les imponga.

La presentación de las pruebas se hizo ante el juez de la investigación penal preparatoria (IPP) Nicolás Falkenberg, quien en los próximos días deberá determinar si la causa va a juicio oral y público.

Los delitos

Los imputados serán juzgados por el secuestro del ingeniero agrónomo Juan Ignacio Reynoso (32), que trabajaba en la zona rural de la localidad santafesina de San Carlos y fue interceptado ese mismo día por los tres prófugos cuando circulaba en su Volkswagen Amarok color blanca rumbo a Córdoba.

Según se determinó en la investigación, Reynoso fue obligado por los delincuentes a ser llevados a su departamento ubicado en el microcentro santafesino, donde permaneció cautivo 48 horas, hasta que logró ser rescatado, maniatado y en estado de shock.

De acuerdo a la reconstrucción del hecho, los prófugos robaron su camioneta, que fue ploteada con letras y franjas verdes para simular que se trataba de un móvil de Gendarmería y con la que, en plena fuga, volcaron el 9 de enero cerca de la localidad santafesina de Cayastá, donde luego fue detenido Martín Lanatta.

Martín Lanatta, al ser detenido por la policía santafesina
Martín Lanatta, al ser detenido por la policía santafesina

Otro de los delitos fue el de la privación ilegítima de la libertad y robo calificado en perjuicio del productor agropecuario Héctor Ferreira.

Ese hecho ocurrió durante la madrugada del 9 de enero de 2016, cuando los tres prófugos ingresaron a su casa de la localidad santafesina de Campo del Medio tras tirar la puerta abajo.

Ferreira explicó a los investigadores que los fugitivos entraron a su vivienda fuertemente armados y vestidos como gendarmes mientras dormía, y que cortaron un cable de teléfono con el cual luego lo ataron boca abajo y con las manos hacia atrás en la habitación de la casa.

Según el productor rural, los delincuentes querían llevárselo a él para que les indicara el camino, pero al final los convenció de que se fueran solo con su celular y su camioneta, que fue hallada más tarde empantanada en un camino que va hacia la Ruta 62.

Cristian Lanatta y Schillaci también están imputados por el delito de privación ilegítima de la libertad contra Franco Martín, un empleado de la arrocera Spalletti que fue tomado de rehén minutos antes de que efectivos de la Policía santafesina lograran detenerlos el 11 de enero de 2016, en ese predio de la localidad de Cayastá.

La secuencia se desencadenó el 27 de diciembre de 2015, cuando los internos se fugaron cerca de las 2:30 del penal de máxima seguridad de General Alvear en un viejo Fiat 128. Habían tomado a un guardiacárcel como rehén, al que abandonaron sano y salvo a las pocas cuadras.

En el raid los delincuentes también se tirotearon con los policías bonaerenses Fernando Pengsawath y Angelina Lucrecia Yudati en un control de tránsito.

La causa de la mafia de los medicamentos

Actualmente, los tres purgan su condena en el Complejo Penitenciario de Ezeiza por el triple crimen de Sebastián Forza (34), Damián Ferrón (37) y Leopoldo Bina (35), cuyos cadáveres fueron hallados en agosto de 2008 en General Rodríguez.

Por estos homicidios, un hermano de Schillaci, Marcelo (35), también recibió la misma pena pero al momento de la fuga estaba alojado en otra cárcel por problemas de salud.

Seguí leyendo: