El manager de modelos Leandro Ernesto Santos fue puesto a disposición del Juzgado Federal N° 11 de Claudio Bonadio, tras ser detenido ayer al mediodía en la esquina de Cabildo y Ramallo, barrio de Núñez, por la División Investigación Federal de Fugitivos de la Policía Federal Argentina.

La orden para su captura provino directamente de Interpol, una circular roja requerida por el Juzgado Letrado Penal Especializado en Crimen Organizado de Montevideo. El delito que se le imputa es al menos grave: ser la cabeza de una red de prostitución VIP, con menores de edad entre los explotados.

Con su agencia Latin American Management, Santos representó a varias de las modelos argentinas más destacadas de la última década. Trabajó con Florencia Cocucci, la joven que viajó a Cancún con el fiscal Alberto Nisman: la fiscal Viviana Fein citó a Santos a declarar en la causa que investigó su muerte. Cuando su causa explotó en 2012, algunas de sus modelos le obsequiaron una defensa cerrada. "Nunca tuvimos problemas laborales con él", dijeron.

"Nosotros hemos cuestionado muchísimo el origen y el desarrollo de la investigación, sobre todo porque no hay ningún tipo de vínculo con el delito que se analiza. Santos siempre estuvo a derecho y jamás cambió su domicilio, por eso consideramos innecesaria su detención y hemos solicitado en el día de hoy la excarcelación", aseguró en diálogo con Infobae el abogado del representante, Fernando Burlando.

No es la primera vez que Santos es detenido en suelo porteño a pedido de Interpol. Ya había sido arrestado en febrero de 2012. Su entonces abogado, Mariano Cúneo Libarona, consiguió liberarlo con un hábeas corpus presentado en un juzgado de instrucción porteño.

Como en cualquier extradición, a partir de ahora se abre un proceso que no es inmediato y que no necesariamente podría ser avalado por la Justicia argentina.